•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • The New York Times

Algo raro estaba pasando, o mejor dicho no estaba pasando, al caer el crepúsculo el otro día por todo Belgravia, el hogar de algunas de las propiedades más costosas del mundo. Parecía que nadie venía a casa. Tal vez la mitad de las ventanas estaban a oscuras.

Parece que prácticamente las únicas personas que se pueden dar el lujo de vivir ahí en realidad no quieren hacerlo. El año pasado, la firma de bienes raíces Savills descubrió que por lo menos el 37 por ciento de la gente que compra propiedades en los barrios más caros del centro de Londres no las quiere para su residencia principal. “Belgravia se está convirtiendo en un lugar con menos gente,” dijo Alistair Boscawen, un agente local de bienes raíces. Él trabaja en “el área loca” de Londres, según él dice, “donde los precios de las casas son una locura” – desde 7.5 millones de dólares hasta 75 millones de dólares, dijo.

Los compradores, y van en aumento, son extranjeros súper acaudalados de lugares como Rusia, Kazajstan, Sureste de Asia e India. Para ellos, Londres es sólo una parada en su itinerante existencia internacional que puede incluir también Nueva York, Moscú y Mónaco.

A lo largo de Elizabeth Street, donde se encuentra una pastelería Poilâne y elegantes boutiques, el otro día el tráfico a pie era muy lento. Una residente colombiana de Belgravia, que estaba de compras en una tienda de mascotas donde las camas para perro cuestan desde 358 dólares y una frazada para gato 289 dólares, dijo que había dos personas inglesas en su calle, y que era difícil saber si muchos de sus vecinos estaban o no en casa. “Franceses, estadounidenses, Petra Ecclestone” – ésa sería la hija del empresario de Fórmula Uno Bernie Ecclestone – “ y rusos,” dijo la residente, mencionando los más cercanos a ella. Pidió que no se usara su nombre porque dijo que tenía miedo de los rusos de la esquina.

Londres no es la única ciudad donde la gente más rica del mundo deja sus costosas propiedades vacías mientras se quedan en sus costosas propiedades en algún otro lado; lo mismo sucede en partes de Nueva York. Pero la diferencia es que aquí muchos de ellos son extranjeros, y parece que andan comprando barrios enteros. “Muchas áreas del centro de Londres se han vuelto prohibitivamente caras para los residentes locales,” dijo recientemente un reporte del Smith Institute, un grupo de investigación en Londres.

En el "punto máximo"

Paul Dimoldenberg, líder del partido de oposición del Trabajo en Westminster Council, dijo que la situación ha llegado a su “punto máximo” y que empezaba a preocupar a los legisladores.

“Algunos de los más ricos del mundo están comprando propiedades aquí como inversión,” dijo. “Pueden vivir ahí por una noche en el verano, pero el resto del año no están contribuyendo en nada a la economía local. El espectro de edificios nuevos donde no hay luces prendidas es un verdadero problema.”

En su reporte, Savills encontró que en 2011-12, el 34 por ciento de la gente que compró propiedades residenciales en el mercado de reventa en las mejores áreas de Londres – lugares como Kensington, Chelsea y Mayfair así como Belgravia – eran extranjeros, en comparación con del 24 por ciento previo a la crisis del 2007.

Esto ha convertido partes de Londres en más internacionales, más costosas y más vacías. La vendedora de una boutique de ropa en Belgravia, quien también habló a condición de anonimato porque no quería meterse en problemas, dijo que en algunas épocas del año el área estaba virtualmente abandonada. “Nosotros cerraremos todo el mes de agosto,” dijo.

Muchos compradores extranjeros están adquiriendo para rentar, dijo Naomi Heaton, directora de London Central Portfolio, que representa compradores de lujo.

“Definitivamente hay preocupación por las ‘luces apagadas de Londres’,” dijo, “pero la realidad es que la mitad de lo que se compra es para rentar.”

Pero no en el nivel más alto, dijo Yolande Barnes de Savills.

“Los muy acaudalados no rentan sus casas. ¿Para qué hacerlo? Preguntó retóricamente. ”Es más como comprar su propio hotel privado, en realidad – una alternativa a vivir en una suite en el Dorchester.”

Mientras tanto, los precios se elevan más allá de la expectativa. Para una casa familiar en las mejores áreas de Londres, los compradores británicos gastan un promedio de 2.25 millones de dólares, dijo Barnes, mientras que los compradores extranjeros gastan un promedio de 3.75 millones dólares, lo que crece a 7.5 millones si son de Rusia o del Medio Oriente.

En propiedades de nuevos desarrollos en lo que se considera complejos de departamentos de “ultra lujo”, que ofrecen servicios de hotel y departamentos de más de 7.5 millones, el 78 por ciento de las compras el año pasado fue de extranjeros, informa el reporte. Los corredores están comercializando las propiedades en el extranjero en lugares como Hong Kong y Singapur aun antes de anunciarlas en Gran Bretaña, como hicieron con Cornwall Terrace, un desarrollo a orillas del Regent’s Park donde las casas cuestan desde 45 millones de dólares hasta 87 millones.

El más visible, y también el más notorio, de los nuevos desarrollos es el One Hyde Park, de 1,700 millones, un edificio de departamentos de opulencia estratosférica en la prometedora área de lujo Knightsbridge, cerca de Harvey Nichols, del parque y del Mandarin Oriental Hotel, con un servicio de conserje las 24 horas para los residentes. Los departamentos ahí han sido adquiridos mayormente por extranjeros que esconden sus identidades detrás de compañías turbias en el extranjero, registradas en paraísos fiscales como la Isla de Man y las islas Caimán.

Un elenco de personajes

Es raro ver a alguien ir o venir del complejo, y desde que se abrió hace dos años los periódicos británicos han tratado de descubrir quién vive ahí. Vanity Fair reportó recientemente que en lo que ha podido discernir después de un largo rastreo por los registros, los propietarios parecen incluir un elenco de personajes que podrían venir de un juego de póquer de una película de James Bond: un potentado ruso de bienes raíces; un magnate nigeriano en telecomunicaciones; el hombre más rico de Ucrania; un kazajo multimillonario del cobre; alguien que podría o no ser un cantante kazajo; y la cabeza de las finanzas del emirato de Sharjah.

Un residente, Rinat Akhmetov, el ucraniano, pagó 204 millones de dólares por dos departamentos penthouse que convirtió en uno solo, a un costo adicional reportado de unos 90 millones de dólares.

Según The Sunday Times of London, sólo 17 de los 76 departamentos, que se han vendido por un total de 4,000 millones de dólares, están registrados como residencia primaria, lo que significa que los propietarios pagan impuestos miserables por una “segunda casa”, de unos cuantos miles de dólares al año. Dimoldenberg llamó al edificio “María Celeste de Londres” y dijo que “no contribuía en nada a los negocios locales o a la economía de Londres.”

El mercado de la vivienda en Londres está en desacuerdo con el del resto del país, dando tropiezos desde la crisis del 2008 y ahora golpeado por una nueva ola de austeridad por los cortes presupuestarios. Mientras que los precios de la vivienda fuera de Londres cayeron 10 por ciento en los últimos cinco años, dentro de Londres se han incrementado 21 por ciento. Sólo en Mayfair, se elevaron 30 por ciento. Una casa en Chester Square que se vendió por 2.4 millones como un contrato de renta a largo plazo en 1987, dijo Boscawen, se vendió de golpe el año pasado por 48 millones de dólares. Una estadounidense que vivió durante 20 años en un departamento multimillonario en Belgrave Place, y que no quiso usar su nombre por temor a enemistarse con sus antiguos vecinos, dijo que el silencio podía volverse opresivo.

La mayoría de sus vecinos parecían estar fuera casi todo el tiempo, y nunca conoció a ninguno de ellos. “Así que estaba emocionada cuando una familia rusa se mudó enfrente,” dijo. “Puse una nota de bienvenida en su buzón, presentándome.”

Los vecinos la invitaron a su fiesta de Navidad, donde comió caviar, bebió vodka y escuchó música clásica rusa. “Traté de conocer gente, pero no hablaban mucho inglés,” continuó. “De todas maneras, fue la última vez que los ví. Creo que pasan más tiempo en Palm Beach.”

 

Adquiriendo para rentar

Muchos compradores extranjeros están adquiriendo para rentar, dijo Naomi Heaton, directora de London Central Portfolio, que representa compradores
de lujo.