•   Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • The New York Times

Estimule su inteligencia empresarial y su sabiduría laboral con estas estadísticas y consejos del Harvard Business Review en línea. Para un análisis más detenido de estos temas, visite hbr.org

 

CONSEJOS

 

Maneje su carga de trabajo encomendando desde el principio y con frecuencia

Puede hacer el aporte más grande para su organización enfocándose en su propio trabajo de más alto valor. Si observa que termina haciéndose cargo de un número creciente de proyectos y/o personas, desvíe las tareas que alguien más pueda hacer (incluso cuando usted pueda ayudar) antes de que siquiera lleguen a su lista de pendientes. Encomendar es distinto a delegar. Delegar es ceder responsabilidades; encomendar incorpora delegar, pero también conlleva pasar actividades a otra parte apropiada antes de que siquiera lleguen a su lista de pendientes. Por ejemplo, si alguien le hace una pregunta de Tecnología de la Información, diríjalo a la Central de Ayuda. Si lo invitan a una reunión en la que pudiera hacer ciertos aportes pero donde otros participantes probablemente podrán aportar algo similar, considere no ir. Encomendar muestra respeto por la competencia de los demás y le permite la banda ancha necesaria para hacer lo que solo usted puede hacer, que es lo que su equipo realmente necesita.
(Fuente: “How Office Control Freaks Can Learn to Let Go”, de Elizabeth Grace Saunders).

 

Forme una cultura rica en retroalimentación

La retroalimentación directa es la forma más eficiente para que la gente entienda su impacto sobre los demás en las relaciones que funcionan, pero pocos comprendemos que la retroalimentación interpersonal es producto tanto de la cultura circundante como de la propia relación.

Para cultivar una cultura conducente para la retroalimentación:

Empiece de a poco. Todos los días pasamos por alto oportunidades para aportar retroalimentación positiva porque pensamos que solo las grandes victorias merecen ser comentadas. Cuando vea cualquier comportamiento que quiera fomentar, reconózcalo y exprese aprecio.

Haga que esté bien negarse. Un riesgo en las culturas ricas en retroalimentación es que la gente se siente obligada a decir “Por supuesto” cuando le preguntan “¿Puedo hacerte un comentario?” Si la gente se siente libre para posponer estas conversaciones cuando no está lista para atenderlas, se sentirá respetada y estará más dispuesta a escuchar cuando efectivamente ocurran las conversaciones.

(Fuente: “Building a Feedback-Rich Culture”, de Ed Batista).

 

Identifique a sus mejores agentes de cambio

En lo que respecta a manejo de cambio, la mitad de la batalla consiste en asegurarse de tener en posición a los líderes indicados. Evalúe las competencias, estilos de comportamiento y valores de sus líderes teniendo en mente algunos indicadores claves. Los agentes de cambio eficaces demuestran flexibilidad y resistencia; reconocen oportunidades de crecimiento; se esfuerzan por alcanzar resultados; lideran con coraje, y logran que los demás compren sus ideas. Si su organización está enfrentando una transición, intente evaluar a la gente con este perfil de agente de cambio a la hora de contratar, asignar tareas o promover a alguien. Durante las entrevistas, enfóquese en estas competencias y pregunte cómo han demostrado comportamientos relacionados en sus funciones actuales o previas. Además, pregúntese si muestran evidencia de estar orientados al trabajo y si los logros y el poder son una motivación importante para ellos; los ejecutivos que cumplan con esto son los mejores equipados para hacer que ocurra el cambio.

(Fuente: “What Change Agents Value at Work”, de Katherine Graham Leviss).

 

Motive a su equipo de servicio al cliente

Redactar exactamente qué deberían hacer los empleados de servicio al cliente en cada situación agota la iniciativa hasta de los trabajadores más altamente motivados. Pero si se arma un sistema que posibilita confiar en que los empleados ejerciten su propio juicio y que aprendan de su experiencia, bien podrían brindar una experiencia mucho mejor para el cliente.

Establezca vallas de seguridad. La gente que maneja las llamadas debería entender en qué tienen latitud y en qué no. Dentro de estas vallas de seguridad, su equipo debería tener libertad para ejercer su propio juicio.

Busque retroalimentación. Pida retroalimentación a los clientes luego de cada transacción. Circule los comentarios a los líderes de equipo para que puedan ver en dónde están teniendo éxito, en dónde tienen que seguir trabajando y exactamente qué señalan los clientes.

Asesoría y respaldo. Libere de algunas tareas a sus supervisores y profesionales experimentados en atención al cliente para que puedan dedicar tiempo a asesorar y a poner al día a las nuevas contrataciones.

(Fuente: “Leading by Letting Go”, de Rob Markey).

 

No cierre la puerta a los empleados “bumerán”

Los empleados que se van y que después vuelven (los así llamados empleados “bumerán”) son una fuente de valor cada vez más preciada. Entre sus ventajas: están familiarizados con sus operaciones y cultura, conocen a muchos de sus empleados y clientes actuales y podrían requerir poco o nada de capacitación para empezar a hacer contribuciones.

¿Cómo hacer para volver a reclutar empleados bumerán? Deje en claro que está ofreciendo un trabajo interesante y desafiante, aunado a acomodos justos, mientras el puesto esté disponible. Una variedad de acuerdos de trabajo puede ayudar a la gente a reconectarse con su organización: horarios de trabajo individualizados, trabajo móvil y telecomunicación, programas de permisos para ausentarse y trabajo cíclico o basado en proyectos. Estructure el proceso de salida para facilitar el reingreso y arme una red flexible de posibilidades de talento.

(Fuente: “Never Say Goodbye to a Great Employee”, de Tammy Erickson).

 

TEMAS DE CONVERSACIÓN

Más horas: ¿La gente que está en una mala relación escapa a la relativa santidad de la oficina y dedica más tiempo al trabajo, tal como se ha planteado? Justo lo contrario, dice un equipo encabezado por Dana Unger, de la Universidad de Mannheim, en Alemania. La gente dedica más tiempo al trabajo cuando sus relaciones íntimas van bien, y reducen las horas para invertir en sus relaciones cuando las cosas no van bien en casa, según encontraron los investigadores en un estudio de diarios de 154 parejas trabajadoras. Una relación sana en casa da a la gente vigor sentimental, cognitivo y físico, lo que les permite dedicar más horas al trabajo.

(Fuente: Revista de Psicología Ocupacional y Organizacional).

 

El gobierno de Italia involuntariamente ayudó a diseminar la mafia en las ciudades norteñas

3,000 presuntos criminales: Una causa de la reciente infiltración generalizada de organizaciones criminales del sur en las regiones del norte de Italia es una política gubernamental que castiga a los mafiosos forzándolos a reasentarse lejos de sus pueblos natales, dicen Paolo Buonanno, de la Universidad de Bergamo, Italia, y Matteo Pazzona, de la Universidad Católica del Norte de Chile. El gobierno italiano asumió que si sacaba a los gánsteres del sur y los sumergía en el norte, una zona más respetuosa de la ley, se reformarían; casi 3,000 presuntos criminales fueron reubicados bajo este plan de confinamiento entre 1961 y 1974. Pero estos individuos fungieron como semillas para transplantar el crimen en áreas que solían estar libres de mafias, dicen los investigadores.

(Fuente: Ciencia Regional y Economía Urbana).

 

Una confesión parcial hace que se sienta peor que una confesión (u ocultamiento) completa

2.2 versus 1.8: La confesión parcial de una fechoría pudiera parecer una alternativa de bajo costo emocional con relación a una confesión completa, por el motivo obvio de que no requeriría revelar por completo lo que alguien ha hecho. Pero en un experimento, la gente que confesó parcialmente haber hecho trampa posteriormente se sintió peor que la gente que había confesado por completo, y también se sintió peor que la gente que no había confesado nada (aproximadamente 2.2 en escala de 5 puntos de afección negativa, versus aproximadamente 1.8 entre los que se abrieron por completo y los que no confesaron nada), dice un equipo encabezado por Eyal Peer, de la Universidad Bar Ilan, en Israel. La confesión es una forma poderosa de aliviar la culpa, pero solo sirve si alguien cuenta toda la verdad.

(Fuente: Revista de Personalidad y Psicología Social).

 

Cómo la falla ética de una firma puede incrementar la satisfacción de los empleados

4.55 versus 4.22: Si una compañía responde vigorosamente a una violación a su ética, los trabajadores que atestiguaron la infracción terminan más satisfechos con la empresa que cuando no ocurre nada (4.55 versus 4.22 en escala de satisfacción de 7 puntos), según un estudio realizado por Marshall Schminke y sus colegas de la Universidad del Centro de Florida con más de 24,000 empleados de 16 compañías estadounidenses. Pero los investigadores advierten que cualquier cosa que no sea una respuesta excepcional por parte de la compañía hace que los testigos de la falla se sientan menos satisfechos que los que no presenciaron nada. Por tanto, las fallas éticas representan una oportunidad (a menudo obviada) para que las compañías intensifiquen las relaciones con sus empleados.

(Fuente: Comportamiento Organizacional y Procesos de Decisión Humana).

 

Los clientes están dispuestos a pagar más cuando no tienen frío

46 por ciento más probable: Los clientes de un portal popular de Internet tuvieron casi 46 por ciento más probabilidad de ir a la página de “Comprar” cuando la temperatura diaria promedió 25  C en lugar de 20  C, dicen Yonat Zwebner, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Leonard Lee, de Columbia, y Jacob Goldenberg, del Centro Interdisciplinario de Israel. Los investigadores también descubrieron que la gente que permaneció en una sala cálida se mostró más dispuesta a pagar más por 9 de 11 artículos presentados, en comparación con la gente que permaneció en una habitación fría, mientras que otros participantes estuvieron dispuestos a pagar un 36 por ciento adicional por otras cosas mientras sostenían en la mano almohadillas terapéuticas calientes en lugar de frías. La exposición a calidez física activa el concepto de calidez sentimental, provocando reacciones positivas e incrementando la valoración del producto, dicen los investigadores.

(Fuente: Revista de Psicología del Consumidor)