•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • The Economist

Estimule su inteligencia empresarial y su sabiduría laboral con estas estadísticas y consejos del Harvard Business Review en línea. Para un análisis más detenido de estos temas, visite hbr.org.

 

CONSEJOS

Supere su temor al conflicto

Muchos intentamos evitar la confrontación. En lugar de encarar las cuestiones directamente, intentamos ser “amables” y después damos rienda suelta a la frustración que nos está comiendo. Esto puede tener un costo significativo sobre nuestra salud y autoestima, y sobre nuestras relaciones laborales y reputación. La próxima vez que note que rehúye al conflicto, enfóquese en las necesidades de la empresa y hable objetivamente. Por ejemplo, si tiene un compañero de trabajo que siempre lo interrumpe en las reuniones, explique la necesidad de presentar un frente unido: “En la última reunión noté que estábamos interactuando de una forma que podría estar desconcentrando al equipo. Es importante parecer unidos. ¿Podemos determinar nuestros roles con anticipación o establecer señales para cuando sea hora de pasar la batuta?” La gente evita el conflicto porque asume que éste tiene que se agresivo o irrespetuoso. Pero no es así, si permanece accesible, calmado y sin prejuicios.

 

No cometa los siguientes errores comunes de negociación

Hasta los mejores negociadores pueden cometer errores. Asegúrese que toda su cuidadosa preparación no se desperdicie en la mesa de negociaciones evitando estas trampas comunes:

NO ESCUCHAR. Pasar horas o días preparando su argumentación naturalmente hará que quiera compartir sus intereses, presentar las opciones y así por el estilo. Pero cuando entre a la sala, enfóquese en escuchar y hacer preguntas tanto (si no es que más) como en presentar su caso.

SACRIFICAR SUS INTERESES PARA CONSERVAR LA RELACIÓN. Maneje por separado la relación de usted y su contraparte. Cualquier tema de desconfianza debe resolverse antes de avanzar al corazón de la negociación.

ENFOCARSE EN POSICIONES, NO EN INTERESES. Es fácil establecer lo que ambos quieren y después avanzar rápido a las especificaciones del acuerdo. Pero ambos tienen que tomarse tiempo para entender el engranaje detrás de sus posturas, o no podrán llegar a un acuerdo que los satisfaga a los dos.

(Adaptado de “HBR Guide to Negotiating”, de Jeff Weiss).

 

Dé algo que hacer a todos los participantes de una reunión

Todo organizador de un encuentro quiere que la gente asista, preste atención y participe. Asignar a los participantes una función específica es una buena forma de lograr todo esto. Antes de su próxima reunión, considere designar:

Un facilitador para guiar al grupo durante las fases de discusión, solución de problemas y toma de decisiones. También debe asegurarse que una opinión no domine; es un papel excelente para alguien que quiera experiencia de liderazgo.

Un escriba para anotar los puntos clave, ideas y decisiones establecidas en la reunión. Es un buen encargo para alguien que sea tímido, pero que quiera participar.

Un colaborador para ofrecer ideas y ayudar a que la discusión no se desvíe. Dígale a esta persona que cuenta con ella para garantizar que todas las cuestiones claves sean abordadas.

Un experto para que comparta conocimiento sobre cuestiones particulares conforme se pida. Puede asistir a solo parte de la reunión.

(Adaptado de “Running Meetings”, de la serie “20-Minute Manager”).

 

TEMAS DE CONVERSACIÓN

Asumimos que la gente que habla de forma abstracta es poderosa

4.38 en escala de 7 puntos: La gente que describió un producto de jugo en términos abstractos como “sin conservadores” fue juzgada por los participantes de una investigación como más poderosa (4.38 versus 3.99 en escala de 7 puntos) que los que describieron el producto en términos más específicos y concretos como “no contiene conservadores”, dice un equipo encabezado por Cheryl J. Wakslak, de la Universidad del Sur de California. Los participantes emitieron el mismo juicio sobre los escritores que utilizaban lenguaje abstracto (“Bárbara está trabajando duro”) versus lenguaje concreto (“Bárbara está escribiendo notas”). El uso de lenguaje no específico pudiera sugerir que la persona que habla o escribe posee un estilo abstracto de pensar y disposición a juzgar, ambas cosas señales de poder, afirman los investigadores.

(Fuente: Revista de Personalidad y Psicología Social).

 

La ciencia demuestra por qué los comercializadores de marca tienen razón en usar la nostalgia

10 por ciento más chicas: Al intensificar la sensación de conectividad, la nostalgia reduce el deseo de dinero de la gente, dice un equipo encabezado por Jannine D. Lasaleta, de la Escuela de Administración Grenoble, en Francia. En un experimento, sentimientos nostálgicos elevaron la disposición de la gente a pagar por objetos deseados. En otro, a los participantes a los que se les pidió que dibujaran imágenes de monedas las dibujaron 10 por ciento más chicas luego de escribir sobre un evento nostálgico. Inducir sentimientos cálidos sobre un pasado atesorado podría generar grandes beneficios para los que busquen que los clientes se desprendan de su dinero, afirman los investigadores.

(Fuente: Revista de Investigación del Consumidor).

 

30 por ciento de la población: Los psicólogos siempre han asumido que las tendencias sociales se diseminan más rápido en sociedades que enfatizan la interdependencia de la gente y que restan énfasis al individualismo, pero a veces puede suceder lo contrario. Suecia, un país cuya cultura enfatiza el colectivismo, tardó aproximadamente una década más que Estados Unidos (una sociedad altamente individualista) en alcanzar el pico de proporción de fumadores en la población (30 por ciento). Esto es porque en sociedades colectivistas, “la inercia social” puede inhibir la diseminación de fenómenos socialmente contagiosos, afirman los investigadores.

(Fuente: Revista de Tecnología del MIT).

 

Los milenarios no se entusiasman con el golf

Caída de 17 por ciento: El número de estadounidenses que juega golf cada año ha caído a aproximadamente 17 por ciento durante la última década, y la frialdad de los milenarios hacia este juego ha contribuido a la tendencia: mientras que el número de personas de entre 18 y 34 años que participa de deportes como correr creció 29 por ciento entre 2009 y 2013, la proporción que juega golf cayó casi 13 por ciento, según The Wall Street Journal. La Asociación de Golf de Estados Unidos ha lanzado una campaña para vender a los golfistas los beneficios en costos y tiempo de jugar solo nueve hoyos.

(Fuente: The Wall Street Journal).

 

Cuando nos sucede una desgracia, creemos que nos la merecemos

3 libras esterlinas: Los participantes de una investigación a los que se les informó que no estaban de suerte y que tendrían que renunciar a 3 libras esterlinas (5 dólares) en lugar de ganar la misma cantidad, subsecuentemente se vieron ellos mismos de forma significativamente más negativa y creyeron ser más merecedores de malos resultados, mostrando que las desgracias aleatorias afectan la autoestima de la gente, dice un equipo encabezado por Mitchell J. Callan, de la Universidad de Essex, en el Reino Unido. Esta baja autoestima, que puede llevar a creencias y comportamientos contraproducentes, emana de la necesidad de la gente en creer que el mundo es justo y predecible y que la mala suerte es impuesta a los que se lo merecen, afirman los investigadores.

(Fuente: Revista de Personalidad y Psicología Social).