• |
  • |

Por Alexandra Stevenson

SEÚL, Corea del Sur — Kim Ji-yeon quería hacerse cirugía plástica cuando tenía 7 años. Durante los siguientes 13, destruyó fotografías suyas hasta que sus padres pagaron una doble cirugía de mandíbula, un procedimiento que exige fracturar la mandíbula para realinearla.

Eso hizo que Kim empezara a cuestionar por qué destinaba 200 dólares al mes y dos horas diarias a su apariencia. Se cortó el cabello.

Luego hizo pedazos sus cosméticos. Kim, de 22 años, es parte de un creciente grupo de mujeres surcoreanas que se rebelan contra los rígidos estándares de belleza, una campaña a la que llaman “Escapa del Corset”.

“La misoginia es más extrema en Corea del Sur, y la industria de la belleza lo ha empeorado”, dijo Kim.

Corea del Sur tiene el índice más alto de cirugías cosméticas per cápita del mundo. Los productos cosméticos y de cuidado facial generaron 13 mil millones de dólares en ventas el año pasado, de acuerdo con Mintel, lo que convierte al País en uno de los principales mercados de belleza del mundo.

Las mujeres ahora se resisten. Bae Eun-jeong, conocida como Lina Bae, era una estrella en YouTube que publicaba tutoriales de belleza.

Tras escuchar sobre el movimiento Escapa del Corset, Bae, de 21 años, analizó los comentarios en su canal de YouTube.

“Me di cuenta de que algo estaba muy mal”, dijo Bae.

En junio, Bae subió un video en el que se aplica cremas, base de maquillaje, delineador de ojos y pestañas postizas.

Luego, se retira todo el maquillaje y dice, “No se preocupen tanto por cómo las perciben los demás. Ustedes son especiales y bonitas como son”.

El video ha sido visto 5.5 millones de veces. Desde entonces, Bae se cortó el cabello y dejó de usar maquillaje, ahorrando casi 500 dólares al mes.

Ahora, sus videos se enfocan en cocinar y compartir ideas. El movimiento ha despertado una desagradable reacción negativa. Bae y Kim, que lucen cortes de cabello de cazuela característicos del movimiento, dicen haberse convertido en blancos de agresiones verbales y amenazas de muerte.

Dos jefes potenciales le dijeron a Kim que no se veía suficientemente femenina. Y la presión social aún es fuerte.

Im Soo-hyang estelariza un drama coreano llamado “My ID is Gangnam Beauty”, sobre una joven que se somete a cirugía plástica y lidia con problemas de imagen, que hace referencia al distrito Gangnam de Seúl, donde clínicas de cirugía plástica bordean las calles.

“No puedo decir que no estoy consciente de que la gente me pone atención debido a la naturaleza de mi trabajo”, indicó Im en un salón de belleza. “Mírenme. Estoy peinada, maquillada, tengo las uñas pintadas y estoy usando ropa bonita”. Añadió, “no puedo liberarme de eso”.

The New York Times