•  |
  •  |

Hay un hotel albergue viejo y fantasmal para indigentes en una calle en Nueva York llamada Bowery. A la hora del almuerzo, ruidosas multitudes pasan frente a sus vitrales y puertas dobles cerradas con llave. El lugar está solitario, pero no vacío. Unas llaves polvorientas ya en desuso cuelgan detrás de un escritorio en la recepción. Los pasillos oscuros dan a cientos de habitaciones para huéspedes, vacías salvo por colchones desgastados. Pero se puede oír una canción de cuna en el edificio cuando un artista y poeta de 70 años que se autodenomina Sir Shadow está dibujando. Sir Shadow es uno de seis hombres que son los últimos residentes del Hotel Whitehouse. El deteriorado edificio de cuatro pisos es uno de los últimos de los hoteles residenciales baratos con habitaciones sencillas que bordeaban la Calle Bowery hace un siglo junto a prostíbulos y bares. Mientras que las habitaciones en el Hotel Bowery al otro lado de la calle cuestan unos 400 dólares la noche, los hombres no pagan más de 8.50 dólares por sus apretados cubículos. Mientras Sir Shadow tararea en busca de inspiración, su mano delgada empieza a  trazar con un marcador plateado en un cuaderno de dibujo y gira con delirio. La elegante silueta, formada por una línea continua, retrata a un saxofonista. Sus músicos son abstracciones sin rostro. “Soy un médico y éste es el medicamento para mis pacientes”, dijo. “Mi medicina es el positivismo”. Sir Shadow llegó al hotel alrededor de 1995. De más de 2 metros de estatura, duerme en posición diagonal para caber dentro de su cubículo sin ventana. Rara vez visto sin su sombrero fedora, se desplaza sobre una motoneta eléctrica. Llama su estilo de una sola línea Flowetry (Poesía que Fluye), que aparece en los calendarios que vende. Se dice que Quincy Jones, Lauryn Hill y Diana Ross son fans. Casi todos los pasillos y las habitaciones para huéspedes del Hotel Whitehouse contienen un mural de Sir Shadow. Hasta las llaves detrás del escritorio en la recepción están adornadas con sus siluetas. “Este edificio es mi lienzo”, afirmó. “Estos dibujos son mis guerreros. Me traen paz”. Pero el santuario de Sir Shadow parece destinado a enfrentarse al destino de la mayoría de los hoteles albergue para indigentes en Bowery, que han sido convertidos en restaurantes y hoteles. Los hombres que se aferran ahí estaban protegidos por las leyes de vivienda. Sir Shadow comentó que la Ciudad ha tratado de persuadirlos a él y los otros residentes a aceptar tratos. “Todos nos hemos preguntado”, dijo, “¿tomaré el dinero o no? ¿Me quedaré o me iré?”. Pero su vida artística está entrelazada con el edificio. “Podría tener esta habitación pequeña en el Hotel Whitehouse, pero esta habitación me mantiene libre. No puedo estar en un trabajo. Arruinaría mi flujo. Un hombre con un millón de dólares no tiene lo que yo tengo”, dijo. Sir Shadow, cuyo nombre real es Thomas Allen Paxton, nació en 1949. Creció en Queens, y abandonó la preparatoria. En los 70, se unió al movimiento contracultural en San Francisco. Su idilio terminó cuando su hermano, un ex convicto, murió en Queens. Llevó a un despertar. “Me di cuenta de que mi misión es difundir el positivismo a través de mi arte”, afirmó. Empezó a frecuentar la escena de artistas de raza negra en los 90. Su arte colgaba en los hogares de Isaac Hayes, Oprah Winfrey y Whitney Houston, señala un reporte periodístico. También se exhibía en instituciones de la comida sureña negra como Sylvia’s y Londel’s en Harlem. Otro acento surreal de su vida es su conexión con la familia Durst, una de las dinastías inmobiliarias más poderosas en Nueva York. Anita Durst es la fundadora de Chashama, un grupo de las artes sin fines de lucro, y Sir Shadow se convirtió en su primer artista en 1995. “Hemos intentado algunas cosas, pero no han funcionado para él”, indicó Durst. El futuro del hotel ahora parece depender de una sombría espera. “A veces pienso que quizá la misión ha terminado”, dijo Sir Shadow. “Pero creo que he ayudado al mundo a convertirse en un mejor lugar. Hice lo que el universo me pidió que hiciera”.

El artista conocido como Sir Shadow en un fedora que lleva sus dibujos de siluetas de jazzistas. (Todd Heisler/The New York Times)

Sir Shadow (sentado der.), llama su estilo de arte Flowetry, que aparece en los calendarios que vende. (Todd Heisler/The New York Times)

 The New York Times