•  |
  •  |

Durante años, anunciantes y compañías tecnológicas se han adentrado en nuestros hogares y hábitos, con el argumento de que se trata de un intercambio voluntario. Cuanto más sepamos de ti, dice el argumento, más podremos mostrarte productos que realmente quieres. Los consumidores, dicen, intercambian información felizmente para recibir anuncios relevantes. Pero Joseph Turow, profesor de la Universidad de Pennsylvania, no está de acuerdo. Investigaciones realizadas por él y otros han hallado que la mayoría de la gente proporciona sus datos para anuncios relevantes no por conveniencia, sino por resignación. “A la gente le incomoda mucho la vigilancia, pero no sabe qué hacer”, dijo Turow sobre la investigación, que incluyó una encuesta telefónica a unas mil 500 personas en Estados Unidos en el 2015 y 2018. “Es muy difícil para la gente abandonar Facebook si todos sus amigos están en Facebook”. Turow se encuentra entre los académicos, defensores de la privacidad y reguladores que critican la forma en que las compañías extraen información personal. En el 2018, se hizo más difícil ignorar esas voces, a medida que más consumidores descubrieron cuán extensa puede ser la recolección de datos, incluyendo las revelaciones sobre cómo Facebook hizo mal uso de los datos, llegando a compartir mensajes privados con corporaciones como Spotify y Netflix. Legisladores europeos han aprobado una amplia ley de privacidad conocida como el Reglamento General de Protección de Datos. A esto le siguió una ley sobre la privacidad en California, que los defensores esperaban que sirviera como modelo para EU. El auge de los dispositivos conectados a Internet en el hogar ha convertido todo, desde televisores hasta termómetros, en herramientas para publicidad específica. “Sabemos que tenemos que trabajar para recuperar la confianza de la gente”, declaró Steve Satterfield, director de privacidad de Facebook. En su encuesta del año pasado, los investigadores liderados por Turow encontraron que la mayoría de los estadounidenses no entiende las políticas de privacidad de los sitios web. Más de la mitad no supo la respuesta correcta a esta declaración de falso o verdadero: “Si un sitio web tiene una política de privacidad, eso significa que el sitio no compartirá información del usuario con otros sitios o compañías sin permiso”. (La declaración es falsa). En diciembre, el director ejecutivo de la agencia de publicidad Initiative dijo en un post de LinkedIn que aconsejaría a sus clientes dejar de anunciarse en Facebook, debido a su “comportamiento atroz” que involucró datos de los consumidores. Pero Michael Roth, director ejecutivo de Interpublic Group, propietario de Initiative, dijo rápidamente a The Wall Street Journal que la compañía seguiría “trabajando de cerca con nuestros socios de los medios”, incluido Facebook.

“A la gente le incomoda mucho la vigilancia, pero no sabe qué hacer”, dijo Joseph Turow. (Matt Edge para The New York Times)

 The New York Times