•  |
  •  |

Por Emily Baumgaertner

El virus transmitido por mosquitos que causa la fiebre del Valle del Rift puede perjudicar gravemente a los fetos humanos si es contraído por las madres durante el embarazo, de acuerdo con nuevas investigaciones.

En un estudio dado a conocer el mes pasado en la publicación Science Advances, investigadores usaron ratas infectadas y tejido fetal humano para descubrir cómo se enfoca el virus en la placenta.

Los resultados mostraron que el virus podría ser incluso más dañino para los fetos que el virus del zika, el cual desató una crisis global en el 2015 y dejó a miles de bebés en Centro y Sudamérica con severas malformaciones congénitas.

“El zika tomó a todo el mundo por sorpresa”, dijo Amy Hartman, especialista en enfermedades infecciones en la Universidad de Pittsburgh, quien lideró la investigación. “Si los doctores hubieran sabido sobre los efectos congénitos del zika, podrían haber hecho mucho más para proteger a las mujeres embarazadas y los bebés. Con la fiebre del Valle del Rift, intentamos adelantarnos”.

La fiebre del Valle del Rift se da principalmente en ganado en África subsahariana, donde los brotes causan que entre el 90 y el 100 por ciento de las vacas preñadas en una manada aborten o den a luz a becerros muertos.

Pero también se dan cientos de casos en humanos cada año, causando síntomas similares a la gripe y problemas hepáticos severos.

Los brotes se han trasladado más allá de África: a fines del 2000, un brote en Arabia Saudita infectó a más de 100 mil personas y resultó en al menos 700 muertes, dijo Hartman.

El mosquito que transmite la enfermedad también se encuentra en Europa y el continente americano. No hay vacunas ni tratamientos para la fiebre del Valle del Rift.

La OMS ha llamado a la enfermedad una emergencia de salud potencial. Se han documentado dos casos de fetos infectados.

Un bebé nació con el hígado y bazo agrandados, entre otros síntomas; el otro murió en menos de una semana.

Debido a que la enfermedad puede ser asintomática en las mujeres embarazadas, muchos más casos de anormalidades y partos con bebés muertos podrían haber sido erróneamente identificados.

Las pruebas en tejido de placenta humana revelaron que, a diferencia del virus del zika, el virus de la fiebre del Valle del Rift tiene una habilidad singular para infectar una capa especializada de células que apoyan la región de la placenta por la cual entran los nutrientes.

El zika debe tomar “caminos laterales” para llegar a la placenta e infectar a un feto, mientras que el de la fiebre del Valle del Rift puede tomar la “autopista”, dijo Hartman.

“Necesitamos mayor investigación respecto a la epidemiología, cómo causa la enfermedad y cómo evitarla. Esto podría propagarse más allá de donde se halla en Medio Oriente, así que es sumamente necesario crear conciencia”, dijo Cynthia McMillen, investigadora de posdoctorado en el laboratorio de Hartman.

 The New York Times