• |
  • |

Por Elizabeth A. Harris

En 1973, Hugo Zacchini demandó a Scripps Howard Broadcasting después de que uno de sus programas noticiosos transmitió a Zacchini lanzándose desde un cañón y aterrizando a 60 metros de distancia. La Suprema Corte de Estados Unidos falló a su favor, diciendo que si alguien podía ver todo el suceso en la televisión, ¿por qué se molestaría en verlo en persona?

Hoy, un nuevo grupo de casos empuja los límites legales en EU de quién controla ciertas presentaciones. Esta disputa se centra en los avatares bailadores en Fortnite Battle Royale, uno de los videojuegos más populares del mundo, y si los movimientos que hacen son propiedad de alguien más.

Tres personas han demandado a Epic Games, que produce Fortnite, donde los jugadores pelean por sobrevivir mientras matan a todos los demás. Los jugadores pueden descargar un ofrecimiento rotativo de movimientos de baile llamado “emotes”.

De acuerdo con las querellas, entre esos movimientos está uno donde se columpian los brazos de un lado para otro que se parece al Floss, baile creado por Russell Horning, un adolescente de Georgia conocido como el Chico de la Mochila.

También hay uno enérgico llamado el Fresh que se parece al Baile de Carlton realizado por Alfonso Ribeiro, el actor que interpretó a Carlton en la serie de televisión “El Príncipe del Rap”.

Y hay un movimiento oscilante con los brazos que la queja afirma es idéntico al Milly Rock, creado por el rapero 2 Milly.

“La gente me contrata, me pagan por ir a cantar la canción y hacer el baile”, señaló 2 Milly en una entrevista. “Me están robando”.

Ribeiro, 2 Milly y la madre del Chico de la Mochila (en nombre de él) están demandando a Epic Games por violación de derechos de autor. Además están demandando a Take-Two Interactive Software, fabricante de los juegos NBA 2K, que también permiten a los jugadores comprar los bailes.

El abogado de los demandantes, David L. Hecht, dijo que hay más demandas en puerta.

Hecht afirmó que las comparaciones de los bailes de sus clientes y los emotes de Fortnite lado a lado muestran que “los movimientos del cuerpo entero están siendo duplicados”.

Los movimientos de baile pueden comprarse en unos 8 dólares en el caso del Fresh y 5 dólares para el Floss.

Las demandas figuran entre varios casos recientes que ponen a prueba los derechos de autor de EU que fueron escritos en una época tecnológica vastamente diferente.

Al decidir si un baile es elegible para los derechos de autor, los tribunales estadounidenses examinan una combinación de factores, como su nivel de creatividad, su complejidad o duración, y si el trabajo se creó independientemente. Los pasos de baile individuales no son patentables, de acuerdo con las reglas de la Oficina del Derecho de Autor de EU.

Jeanne Fromer, profesora de Derecho en la Universidad de Nueva York, dijo prever que estas demandas fracasen frente a la ley del derecho de autor actual, pero que dados el poder de los memes y los fragmentos de videos en la cultura estadounidense, se preguntaba si debería ser así.

“Me intriga más si deberíamos estar reevaluando la ley del derecho de autor en un mundo donde tenemos mini obras y obras más grandes, también”, indicó. “Hay dinero que ganar en el espacio de los videojuegos. La pregunta realmente es quién lo merece”.

The New York Times