• |
  • |

Por Sopan Deb

Cuando le preguntaron a M. Night Shyamalan cuál era el giro más inesperado que había dado su propia vida, hizo una pausa y lo pensó deliberadamente.

La respuesta, dijo Shyamalan, cuyo nombre ha sido sinónimo de giros narrativos desde “El Sexto Sentido”, su éxito revelación de 1999, era el haber regresado a donde inició: volver al tipo de películas de suspenso que llevó a Newsweek a declararlo “el Próximo Spielberg” en el 2002.

“Sólo quiero hacer thrillers”, dijo Shyamalan, de 48 años. Después de años de hacer otro tipo de películas, agregó, regresar a lo que más le gustaba le había revelado algo: “Wow, desde un principio tuve todo lo que quería”.

De allí que sea apropiado que la recién estrenada “Glass” complete otro ciclo. Siguiendo el éxito de su predecesora “Fragmentado” (2017), la película concluye una trilogía original de superhéroes que comenzó en 2000 con “El Protegido” —génesis de la historia que llegó, quizá, demasiado pronto.

Shyamalan, quien vive en Filadelfia, ha dicho que Disney, que produjo “El Protegido”, lo instó a no comercializarla como una película de cómics. “El Protegido” tuvo ganancias, pero distó mucho de lo que recaudó “El Sexto Sentido” y no resonó como él había esperado.

Desde un inicio favorita entre los críticos, “El Protegido” amasó con los años una base de fanáticos leales. Luego Shyamalan sorprendió a los fans con “Fragmentado”, una secuela de suspenso/terror estelarizada por James McAvoy que recaudó más de 278 millones de dólares con un presupuesto de 9 millones.

Después de una cadena de fracasos desde el punto de vista de los críticos, entre ellos “El Último Maestro del Aire”, “El Fin de los Tiempos” y “Después de la Tierra”, se habló de un resurgimiento por parte del director.

Eso también ejerció presión sobre “Glass”, que fue la película más difícil que ha hecho, dijo Shyamalan. En entrevista, ofreció perspectivas del universo de “El Protegido”. A continuación, extractos editados de la conversación.

Cuando filmaste “El Protegido”, el mercado de las películas de superhéroes no era como lo es hoy. ¿Qué opinas de que Hollywood las acoja tanto hoy?
Estuve feliz de haber sido la punta de lanza de ello y haber dicho “Oigan, hagamos una película basada en cómics, un filme acerca de cómics”. Y que todos dijeran: “Ese es un mercado muy marginal. No es una idea comercial y la gente común no va a ver ese tipo de películas”. Y ahora son omnipresentes. Lo entiendo. Es una mitología que empodera. Son los dioses entre nosotros.

Naciste en India. Te criaron como hindú, pero asististe a escuelas católicas. ¿Cuál es tu nivel de espiritualidad y ha cambiado desde “El Sexto Sentido”?
Creo que me definiría más como un creyente en cosas ahora, en el sentido de que, después de “El Sexto Sentido”, siempre he creído en algo. Simplemente no podía ponerle una etiqueta más precisa.

Parte de la narrativa que rodea a “Los Huéspedes” y “Fragmentado” las caracterizó como “resurgimientos” para ti. ¿Fue frustrante?
No, el recorrido en realidad no tiene que ver con lo que los demás dicen de ti. Simplemente no es posible.

“El Protegido” y “Fragmentado” tenían tonos drásticamente di- ferentes. ¿Cómo las fusionaste para “Glass”?
Velo así: el tono de “El Protegido” está acorde a su protagonista, David Dunn [Bruce Willis], que tiene epifanía tipo sombría, introspectiva y gradual. Y luego el personaje principal de “Fragmentado” es el personaje que es violento, aterrador, divertido y extraño —y amenazador. Esa cinta tiene una vibra casi de terror. Así que coincide con su protagonista.

Y “Glass” representa a su personaje homónimo, el Sr. Glass [Samuel L. Jackson]. Es muy filosófico y está jugando una partida de ajedrez y tiene una sonrisita irónica. Así que cada cinta, espero, representa a su personaje principal.

Cuando estabas filmando Fragmentado, ¿tenías idea de cómo querías que terminara Glass?
Sí.

The New York Times