• |
  • |

Por Amie Tsang

LONDRES — Desde que las boticas europeas comenzaron a destilar ginebra y a venderla como panacea en el siglo 16, el licor con sabor a enebro ha sido venerado como medicamento, vilipendiado por instigar el desorden público y consumido en cocteles.

Ahora, está generando un comercio turístico en la tierra natal de la ginebra seca londinense.

Las ventas de ginebra en Gran Bretaña alcanzaron casi 2 mil millones de libras, o unos 2 mil 600 millones de dólares, el otoño pasado, en comparación con los mil 260 millones de libras del mismo periodo del 2017, de acuerdo con la Wine and Spirit Trade Association.

Los bebedores de las versiones rosadas y de sabores han ayudado a convertirla en la segunda bebida alcohólica más popular del País, después del vodka.

La ginebra se ha vuelto tan popular en Gran Bretaña que la Oficina de Estadísticas Nacionales la ha vuelto a agregar a la canasta de productos que utiliza para medir la inflación, luego de 13 años de ausencia.

El regreso ha dado lugar al surgimiento de mermeladas con sabor a ginebra y velas con aroma a ginebra, causando temores de exageración. Como resultado, los productores están buscando un nuevo crecimiento en el extranjero.

Sam Galsworthy y Fairfax Hall intentaron fundar una destilería en el oeste de Londres en el 2007, pero se vieron obstaculizados por normas burocráticas de hace más de 250 años que limitaban la fabricación de ginebra a alambiques de al menos mil 800 litros.

Cabildearon al Gobierno para que aliviara la restricción, y en el 2009 se le otorgó una licencia a su compañía, Sipsmith. La medida abrió la puerta a otras destilerías pequeñas en Gran Bretaña, que crecieron de 113 en el 2009 a 419 en el 2018.

Ian Puddick descubrió en el 2013 que el edificio que albergaba su negocio de plomería alguna vez albergó una panadería donde se producía ginebra ilegal. Rastreó a los descendientes de los propietarios, quienes identificaron varios ingredientes, y creó la ginebra Old Bakery.

Las grandes compañías de alcohol están adquiriendo destiladores para aprovechar un mercado global de ginebra que, de acuerdo con la firma de investigación Euromonitor, creció de 10 mil 500 millones de dólares en el 2007 a 15 mil 500 millones en el 2017.

Empresas más pequeñas de otros países también están entrando en el mercado. Peddlers Gin, una marca de Shanghai, acaba de firmar un acuerdo de distribución internacional. Y nuevas destilerías están surgiendo desde Australia hasta Liechtenstein y EU, dijo Nicholas Cook, del Gremio de la Ginebra en Gran Bretaña.
El atractivo de la ginebra, dijo, es que “es madura y hipster a la vez”.

The New York Times