•  |
  •  |

Por Steven Lee Myers

BEIJING — China tardó mucho en llegar a la exploración espacial y también le tomó tiempo llegar a la ciencia ficción en el cine. Eso está cambiando.

El primer éxito taquillero de China ambientado en el espacio, “La Tierra Errante”, se estrenó el 5 de febrero entre altas expectativas de que representaría el albor de una nueva era en el cine chino.

Es una de una serie de cintas ambiciosas de alto presupuesto que abordan un género que, hasta ahora, ha estado fuera del alcance de la mayoría de los realizadores en el País —técnica y económicamente hablando.

Entre esas otras cintas figuran “Fortaleza Shanghai”, sobre un ataque extraterrestre a la Tierra, y “Explorador”, sobre una nave espacial que se estrella en un planeta desértico.

“Los cineastas en China ven la ciencia ficción como un santo grial”, dijo Raymond Zhou, un crítico independiente, quien señaló que Hollywood había puesto la vara tecnológica, y por lo tanto las expectativas del público, muy alta.

“La Tierra Errante”, proyectada en 3D, se desarrolla en un futuro lejano en el que el Sol está a punto de expandirse hasta convertirse en un gigante rojo y devorar la Tierra. El peligro inminente obliga a los ingenieros del mundo a idear un plan para trasladar el planeta a un nuevo sistema solar usando propulsores gigantes.

Su estreno se llevó a cabo en el Año Nuevo Lunar, el inicio de una semana oficial de festividades que es una de las principales temporadas taquilleras en China. Tuvo un estreno limitado en EU, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

En casa, está compitiendo con “Extraterrestre Loco”, una comedia inspirada en “E.T. El Extraterrestre”. Ambas cintas son adaptadas de obras de Liu Cixin, el primer ganador chino del Premio Hugo de ciencia ficción.

Sus novelas son epopeyas extensas y están minuciosamente investigadas. Eso las convierte en fantasías factibles sobre los encuentros inesperados de la humanidad con un universo peligroso. Traducirlas en películas sería un reto para cualquier cineasta, como recientemente lo admitió Guo Fan, director de “La Tierra Errante”.

Eso ha convertido al filme, producido por la Beijing Jingxi Culture & Tourism Company y la paraestatal China Film Group Corp., en una prueba para la industria.

Guo indicó que el público chino ha respondido de manera fría a muchos éxitos taquilleros de ciencia ficción de Hollywood. Por lo tanto, los estudios chinos han sido reacios a invertir los recursos necesarios para hacer ciencia ficción convincente. Se reporta que el presupuesto de la cinta alcanzó casi 50 millones de dólares, modesto para los estándares de Hollywood, pero considerable para China.

“Mientras esta no pierda dinero, podemos seguir haciendo películas de ciencia ficción”, afirmó Guo, cuya cinta anterior, “Mi Viejo Compañero de Clases”, fue una comedia romántica.

Dos recientes películas de Hollywood, “Gravedad” y “Misión Rescate” podrían ayudar. Ambas retratan al programa espacial chino de manera positiva y fueron éxitos allí.

En enero, China logró un hito en el espacio: logró aterrizar una sonda espacial en la cara oculta de la Luna. China ha tenido planes ambiciosos para incorporarse, e incluso liderar, una nueva era de exploración espacial.

“La Tierra Errante” es estelarizada por Wu Jing, héroe de la saga “Guerrero Lobo”, quien invirtió de su propio bolsillo en el proyecto. Interpreta a un astronauta a bordo de la estación espacial internacional que tiene que lidiar con una computadora similar a HAL de “2001: Odisea del Espacio”.

A diferencia de las cintas de “Guerrero Lobo”, que presentaron a un héroe tipo Rambo luchando contra villanos de Occidente, este largometraje no es ultranacionalista.

“La Tierra Errante” da por sentado el papel central de China en el futuro de la exploración espacial, pero también tiene una visión de la colaboración internacional necesaria para lidiar con las amenazas que enfrenta el planeta, un tema muy presente en la ficción de Liu.

Liu comentó que las cintas de ciencia ficción en China se remontaban hasta los 30, cuando el director Yang Xiaozhong hizo cintas como “Intercambiado” y “Visitando Shanghai Tras 60 Años”, pero esos filmes quedaron en gran medida en el olvido tras la revolución comunista en 1949.

“Eso se debe principalmente a que la sociedad china es relativamente cerrada y conservadora”, explicó Liu. “No existían las condiciones para que hiciera un impacto el cine de ciencia ficción”.

Las condiciones ahora parecen ser idóneas. Ver “La Tierra Errante” en la pantalla “me cimbró el alma”, aseguró Liu.

 The New York Times