•  |
  •  |

Por Concepción de León

NUEVA YORK — Unos días antes de Navidad, un grupo de más o menos 20 personas se reunieron en la sala de la novelista mexicana Valeria Luiselli mientras niños de edad escolar de Still Waters in a Storm, un centro educativo en Nueva York se preparaban para presentar una obra musical original adaptada de “Don Quijote”, de Cervantes.

Los niños habían trabajado con Stephen Haff, el fundador del centro, para traducir el libro del español y escribir canciones que reinterpretaran la historia con un coro de niños migrantes.

Luiselli, de 35 años, estaba sentada junto a Maia, su hija de 9 años.

Lloró, al igual que su hija, cuando los niños entonaron canciones con letras como, “La inocencia necesita un hogar”.

Las experiencias de niños latinoamericanos que buscan asilo han sido un tema de interés de Luiselli desde hace varios años y sirven como un tema central de su libro más reciente, acerca del viaje en carretera de una familia por Estados Unidos. “Lost Children Archive” es su quinta novela y la primera en ser escrita en inglés.

Cuando comenzó a escribir “Lost Children Archive” en el 2014, batalló con la idea de usarla como “altavoz para toda mi furia política”. Se había ofrecido como traductora voluntaria en los tribunales para niños refugiados de Latinoamérica y estaba familiarizada con la crisis migratoria.

Dejó a un lado la novela y escribió “Tell Me How it Ends: An Essay in 40 Questions”, una reflexión acerca de las historias y las circunstancias que llevaron a los niños a Estados Unidos.

El libro conservaba el formato del cuestionario que el tribunal le requería utilizar para entrevistar a los niños, y fue finalista en 2017 del premio National Book Critics Circle Award, en la categoría de Crítica.

Posteriormente, dijo la autora, pudo regresar a la novela y ofrecer “más preguntas y finales abiertos en vez de posturas políticas que por sí solas son evidentes y estridentes”.
“Siempre ha habido un aura de brillantez e inteligencia en torno a ella”, dijo Diego Rabasa, quien ha editado los libros de Luiselli para Sexto Piso, una editorial independiente de la Ciudad de México. 

“Lo que nos deslumbró fue la osadía de una jovencísima escritora que estaba iniciando un camino tan original”.

Luiselli caracterizó su primer libro, “Papeles Falsos” (“Sidewalks” en inglés) como un intento por insertarse por escrito en su lengua madre. Siempre había estudiado en inglés, así que “nunca tuve las inflexiones de la gente de mi edad. Mi lengua no se renovó con la jerga ni el habla callejera”, dijo.

La autora salió de México a los 2 años, cuando su padre mudó a la familia a Madison, Wisconsin para terminar su doctorado. De ahí, el trabajo diplomático de su padre llevó a la familia a Costa Rica, Corea del Sur y después a Sudáfrica, a donde llegaron en 1994, poco después de la histórica elección que llevó a Nelson Mandela a la Presidencia. Para entonces, su madre había dejado a la familia para unirse al movimiento zapatista en México.

“Provengo de un linaje matriarcal que siempre ha participado mucho en la política y la sociedad”, dijo, refiriéndose también a su abuela, quien trabajó con comunidades indígenas en Puebla.

Después de estar internada en una escuela en India, decidió “regresar a México y convertirme en mexicana”, dijo Luiselli. Tenía 19 años cuando se inscribió en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para estudiar la licenciatura en Filosofía; ahí comenzó a escribir.

“Lost Children Archive” fue en parte la respuesta de Luiselli al ver a su hija tratando de interpretar la crisis migratoria.

Luiselli habla con su hija de las problemáticas “de una manera que no la asusta —para que halle el equilibrio adecuado entre cierto enojo o indignación y la claridad de imaginar la posibilidad de un cambio”.

 The New York Times