• |
  • |

Por Melena Ryzik

Han pasado 12 años desde que Chaka Khan lanzó un álbum de estudio, pero “no estaba sentada cruzada de brazos”, dijo hace poco la cantante conocida como la Reina del Funk. Estaba de gira y grabando dos álbumes en sigilo.

El primero, “Hello Happiness”, lanzado el mes pasado, está lleno de melodías animadas y poderosas que no estarían fuera de lugar en el segmento de baile del programa “Soul Train”. Para este disco, Khan formó mancuerna con la cantautora Sarah Ruba Taylor y el productor Switch (M.I.A., Santigold), y fungió como coproductora, coautora y percusionista.

En una entrevista telefónica desde Chicago, su ciudad natal, donde grababa un programa de televisión, la perdurable voz detrás de éxitos como “I’m Every Woman” explicó por qué quiso hacer ahora un disco bailable. “Soy una persona más feliz actualmente”, dijo.

“Toda mi vida ha sido desafiante y problemática —y genial, ¿sabes? Tal vez entro y salgo de moda, como todos los demás. Estoy pasando por un buen momento ahora”.

A los 65 años, Khan —quien solía jugar basquetbol con Prince, su amigo de mucho tiempo— habló sobre su reciente periodo en rehabilitación, responsabilizarse por su carrera y por qué no tiene planes para retirarse. “Todavía puedo jugar basquetbol ahorita y todavía puedo dejarlos boquiabiertos en el escenario”, dijo.
Fragmentos de la plática.

¿Por qué esperó tanto tiempo para lanzar estas canciones?

Quería lanzarlas en una buena forma y seguir siendo una artista libre, sin estar atada a alguna compañía discográfica grande durante 100 años. Era como trabajar para alguien más, tener un empleo —cada de libertad artística y sin voz ni voto con nada. Mientras que lo que estoy haciendo es muy diferente. Es una vocación.

¿Tuvo un despertar cuando se dio cuenta de que, no es justo, yo debería tener una mayor participación en esto?

Prince y yo en cierto modo llegamos a esa conclusión al mismo tiempo. Hicimos un CD juntos, llamado “Come 2 My House”. Ambos estábamos con la misma disquera, sólo que yo no escribí “esclavo” en mi rostro.

En el 2016, anunció que ingresaría a un centro de rehabilitación, motivada por la muerte de Prince. ¿Duró mucho tiempo su problema con los analgésicos?

Era intermitente. Tenía una situación de reemplazo de rodilla, agravada por volar y caminar mucho, y trabajo. Dejé de automedicarme. Estoy bien.

Su carrera ha abarcado tantas eras, ¿extraña cosas de algún periodo en particular?

Trabajar en los 80 con (el productor) Arif Mardin, en Nueva York, de verdad hizo que mi vida fuera posible. Lo extraño mucho. Creo que la música que hice en los 80 fue mi mejor música. Trabajar con Miles Davis, Dizzy Gillespie, Chick Corea —todos los grandes.

¿Todavía siente la misma descarga eléctrica que sentía en el escenario como antes?

No, la descarga es diferente, ha cambiado a través de los años.

Creció en un hogar musical; ¿ser artista era algo que contempló desde temprana edad?

No me di cuenta cuando era joven, pero era mi vocación incluso entonces. Todos cantábamos en casa, cuando hacíamos la limpieza los sábados, escuchábamos a Frank Sinatra, a Sarah Vaughan. Y yo pensaba que la familia de todo el mundo hacía eso. Sólo me di cuenta de que tenía algo que de verdad le gustaba a la gente durante un show de talento, cuando la gente lanzó dinero al escenario después de que canté. Tenía, tal vez, 14 años.

¿Cuál es el siguiente álbum que lanzará?

En este momento estoy trabajando en un proyecto de Joni Mitchell, quien es una gran amiga. Tengo su bendición. Estoy haciendo mis canciones favoritas de Joni. No sus éxitos. Cuando estoy en el autobús, siempre oigo a Joni Mitchell. Solía resucitarme, a lo grande —la música, las cosas que decía, la filósofa que lleva dentro. Es mi autora favorita, cantautora. Ni siquiera recuerdo cuándo la conocí; fue hace mucho.

Sus contemporáneas, como Anita Baker, realizan giras de despedida. ¿Imagina que su carrera tenga ese arco?

Ni siquiera podría comenzar a pensar en eso. Esto es mi vida, esto es por lo que estoy aquí en este planeta. ¿Cómo podría retirarme? Esto es quien soy.

The New York Times