•  |
  •  |

Por Nathaniel Popper y Mike Isaac

SAN FRANCISCO — Algunas de las compañías más grandes del mundo de mensajes por internet tienen la esperanza de tener éxito donde las empresas de arranque de criptomonedas han fracasado, al introducir a los consumidores tradicionales al mundo alternativo de las monedas digitales.

Facebook, Telegram y Signal están planeando lanzar criptomonedas en el próximo año que permitirán a los usuarios enviar dinero a sus contactos vía sus sistemas de mensajería, como un Venmo o PayPal que se puede mover a través de las fronteras internacionales.

Facebook está trabajando en una moneda que los usuarios de WhatsApp, propiedad de Facebook, podrían enviar a amigos y familiares instantáneamente, de acuerdo con cinco personas enteradas del proyecto.

Facebook ha sostenido conversaciones con mercados de criptomonedas respecto a vender la moneda de la compañía de redes sociales a los consumidores, dijeron cuatro personas informadas sobre las negociaciones.

Telegram, que tiene aproximadamente 300 millones de usuarios a nivel mundial, también está trabajando en una moneda digital. Una moneda está en proceso que funcionará con Signal, un servicio de mensajes encriptados. Kakao y Line, las aplicaciones de mensajería más importantes de Corea del Sur y Japón, también han emprendido proyectos.

Facebook y Telegram pueden lograr que las carteras digitales usadas para las criptomonedas estén disponibles, en un instante, para cientos de millones de usuarios.
“Es lo más fascinante que está pasado en el mundo de las criptomonedas ahorita”, comentó Eric Meltzer, cofundador de Primitive Ventures, una firma enfocada en las criptomonedas.

Al igual que Bitcoin, las nuevas criptomonedas facilitarían el movimiento de dinero entre países, en particular en las naciones en vías de desarrollo donde es difícil que la gente común y corriente abra cuentas bancarias y compre cosas en línea. En general, los diseños que se están considerando eliminan el proceso de minado del que depende Bitcoin.

Sin embargo, es probable que las empresas de mensajería enfrenten muchos de los mismos obstáculos regulatorios y tecnológicos que han evitado que Bitcoin se vuelva algo común.

La ausencia de una autoridad central que regule las criptomonedas —un gobierno o un banco— las ha vuelto útiles para criminales y estafadores, y los diseños de las redes de computadoras que las administran dificultan el manejo de cantidades significativas de transacciones.

Las empresas han invertido una cantidad considerable de recursos en sus proyectos, aún al tiempo que los precios de las criptomonedas se han desplomado en le curso del último año.

Facebook, que tiene a más de 50 ingenieros trabajando en su esfuerzo, inició el año pasado después de que Telegram reunió 1.7 mil millones de dólares para financiar su proyecto de criptomonedas. Las cinco personas enteradas de la labor del equipo de Facebook dijeron que el producto más inmediato probablemente sería una moneda atada al valor de las monedas tradicionales.

Las monedas de las otras compañías probablemente se parecerán más a las criptomonedas tradicionales, con valores en fluctuación.

 The New York Times