• |
  • |

Por Erik Piepenburg

En 1968, décadas antes de que los zombis devastaran el paisaje estadounidense en “The Walking Dead”, pusieron en peligro a Pittsburgh, Pennsylvania, en “Night of the Living Dead” (“La Noche de los Muertos Vivientes”).

Dirigida por George Romero, la película fue un parteaguas en el género del terror. Filmada en blanco y negro y con bajo presupuesto, era un filme de zombis (los muertos vivientes amenazan una casa llena de desconocidos) con una conciencia social (la zozobra racial de la era es una amenaza siempre presente).

El espíritu de los carnívoros y héroes imperfectos de Romero es lo que impulsa Romero Lives!, una iniciativa con el objetivo de celebrar a Romero y atraer a admiradores a Pittsburgh.
Vale la pena señalar que la Ciudad ya tiene dos hijos artísticos famosos: Andy Warhol y August Wilson. Los organizadores están convencidos de que Romero tendrá mucho atractivo para los turistas culturales en una ciudad de colinas y encantos a menudo ignorados.

“Pittsburgh no sólo puede jactarse de los logros y el legado de George, sino que también puede instruir, educar y deleitar a otros con eso”, dijo Adam Lowenstein, profesor de Estudios Fílmicos en la Universidad de Pittsburgh y uno de los principales coordinadores de Romero Lives!

Romero, originario de NY, realizó películas alrededor de Pittsburgh durante más de 50 años antes de mudarse a Toronto, donde murió en el 2017. El director reflejó más a Pittsburgh en filmes como “The Crazies” y “Martin” con personajes que retrataban a la población de clase trabajadora de la Ciudad, y a través de temas que sacudieron a la región en el Estados Unidos postindustrial.

Romero Lives! inició el otoño pasado con una serie de eventos, incluyendo un retiro para autores de ficción de zombis y una proyección por el 50 aniversario de “Night of the Living Dead” en el cine donde se estrenó la cinta.

Para el Alcalde Bill Peduto, Romero “ejemplifica a Pittsburgh”.

“Estaba orgulloso de sus raíces de Pittsburgh y pudo haber elegido vivir en cualquier parte, pero en cambio ayudó a traer una industria a Pittsburgh”, declaró.
Lo que no se puede dejar de ver es el busto de bronce de Romero en el Monroeville Mall, a unos 20 minutos en auto desde el Centro de la Ciudad. Realizado por el escultor local Christian Stavrakis, la obra se ubica en el centro comercial donde Romero rodó su manifiesto zombi antimaterialista “Dawn of the Dead” (“El Amanecer de los Muertos”).

La otra atracción principal de Romero está en Evans City, un suburbio donde filmó “Night of the Living Dead”. En el Cementerio de Evans City, los visitantes pueden deambular entre las tumbas vistas en la aterradora escena inicial de la película.

The New York Times