•  |
  •  |

Por Gaia Piangiani

ROMA — Fueron unos días desmoralizadores para las mujeres en los tribunales italianos.

Un hombre que mató a su esposa a puñaladas fue sentenciado a un pena reducida de 16 años de cárcel por una juez que citó “el enojo y la desesperación, la decepción y el resentimiento profundos” del asesino debido a la relación de la víctima con otro hombre. El razonamiento de la juez se hizo público el 13 de marzo.

El 8 de marzo, cuando el máximo tribunal de Italia rechazó la decisión de un tribunal de apelación para absolver a dos hombres de cargos de violación, emergió que las jueces en la apelación anterior habían dudado de la versión de la acusadora en parte porque la consideraron “demasiado masculina” como para haber sido una víctima atractiva. Los hombres enfrentarán un nuevo juicio.

Ambos casos, que involucraron a jueces de sexo femenino, despertaron comentarios iracundos sobre los arraigados estereotipos de género en Italia.

Elena Biaggioni, abogada y delegada de Italia del grupo de defensa Women Against Violence Europe, dijo que los fallos recientes apuntaban a un problema enraizado en Italia, donde alrededor de la mitad de los magistrados es de sexo femenino. “No hablamos del mérito de las sentencias, sino de los estereotipos perjudiciales que pesan como rocas en las palabras que usaron”, señaló.

“¿Justificaríamos y mitigaríamos alguna vez una sentencia contra mafiosos porque fueron criados en un contexto familiar difícil?” preguntó Biaggioni. “¿O contra ladrones porque vienen de antecedentes pobres?”.

Biaggioni se refería a la sentencia de 16 años dictada por el asesinato de Jenny Ángela Coello Reyes, muerta el año pasado en Génova a manos de su esposo, Napoleón Javier Gamboa Pareja. Los fiscales habían solicitado una sentencia de 30 años.

En una entrevista con el diario La Stampa, la juez, Silvia Carpanini, defendió su decisión. Gamboa Pareja “no premeditó su ataque durante días ni la apuñaló 30 veces como he visto en otros casos mucho más espantosos”.

El otro caso que se convirtió en un enfoque de ira se centró en dos hombres jóvenes acusados de violar a una mujer de 22 años en el 2015 en un parque en Ancona.
Uno de los hombres había registrado el número de la mujer en su teléfono móvil bajo el nombre “Vikinga”, escribió un panel de tres jueces de sexo femenino, agregando que esto aludía a una “personalidad todo menos femenina, bastante masculina” y que una fotografía de ella confirmaba la conclusión.

“Es impactante que estereotipos así sean expresados en una sala de tribunal por otras mujeres”, dijo Luisa Rizzitelli, vocera del grupo de defensa Rebel Network. “Sin embargo, no me sorprende”, añadió. “Italia está impregnada de una cultura profundamente patriarcal, y durante siglos la influencia de la Iglesia católica no ha ayudado. Aquí, el machismo viene de las mujeres tanto como de los hombres”.

 The New York Times