Secciones
Multimedia

Reabren papeleras al aumentar la demanda de cartón

Papeleras usan papel estraza para producir material que es la base para crear cartón. (Whitten Sabbatini/The New York Times)

El pueblo de Combined Locks se preparaba para la pérdida de su patrón más grande. Por primera vez desde la preparatoria, Strick, que entonces tenía 58 años, empezó a buscar empleo

Por Michael Corkery

COMBINED LOCKS, Wisconsin — Mientras miraba a la máquina de papel trabajar por última vez, según creía, Rick Strick sintió un gran nudo en la garganta.

Era el 21 de septiembre del 2017, y la fábrica de papel que había dado empleo a Strick, su padre y su abuelo cerraría después de 128 años. La demanda de papel blanco brillante que la papelera producía para folletos iba en picada, al tiempo que la publicidad continuaba su vuelo hacia internet.

El pueblo de Combined Locks se preparaba para la pérdida de su patrón más grande. Por primera vez desde la preparatoria, Strick, que entonces tenía 58 años, empezó a buscar empleo.

Luego sucedió algo inesperado: Amazon y China, dos fuerzas a menudo culpadas por destruir el empleo estadounidense en los sectores de manufactura y ventas al menudeo, ayudó a Strick a recuperar su trabajo.

“Ya nadie se sorprende cuando cierra una papelera”, dijo Kyle Putzstuck, presidente de Midwest Paper Group que compró la papelera de Combined Locks poco después de su cierre. “Lo sorprendente es cuando reabre”.

La razón del resurgimiento tiene que ver con los millones de paquetes que Amazon y otros minoristas en línea embarcan en todo el mundo. En los últimos cinco años, el comercio electrónico ha propiciado la demanda de miles de millones más de metros cuadrados de cartón.

Desde su reapertura, la papelera de Combined Locks ha cambiado su producción de papel blanco a papel de estraza, instalado equipo que puede aplastar cartón usado para hacer papel nuevo y recontratado a casi la mitad de los 600 trabajadores que fueron despedidos como resultado del cierre.

El papel de estraza suave es para comerciantes que hacen cartón, quienes lo venden a Amazon y otros minoristas.

“Esto es el futuro”, dijo Strick en la papelera, donde reanudó su cargo de supervisor.

Gran parte del cartón usado que se consume en EU era embarcado a China, donde era reciclado en cajas nuevas. Luego, en enero del 2018, China dejó de aceptar la mayoría de las importaciones de cartón usado.

El cambio de política ha perturbado los programas de reciclaje residencial por todo EU, obligando a algunas comunidades a sepultar o quemar materiales que previamente reciclaron.

Pero para las compañías papeleras de EU que hacen cartón nuevo con cajas usadas, las medidas de China han sido una bendición. Ha creado una abundancia de desechos de cartón que permite que esas papeleras obtengan una vital materia prima a un costo 70 por ciento más bajo que hace un año.

La papelera de Combined Locks parecía destinada a ser desmantelada. Luego, en el otoño del 2017, fue comprada por un par de compañías especializadas en quiebras. El pueblo aprobó una ordenanza para evitar que los nuevos dueños abandonaran la propiedad. El sindicato que representa a los productores de papel también presentó peticiones para mantener a la papelera en operaciones.

Los nuevos dueños de la papelera, Midwest Paper Group, coincidieron en que debería estar en operación.

Midwest convenció al sindicato de que accediera a nuevas condiciones de trabajo. El sueldo seguiría igual —un promedio de 25.50 dólares la hora— pero la compañía no aportaría a los fondos de retiro, y se exigiría que los trabajadores desempeñaran tareas que antes eran realizadas por varios empleados.

“Todo mundo hace varios trabajos ahora”, dijo John Corrigall, director de Asuntos Humanos, Legales y Ambientales de la papelera.

Bajo el nuevo plan de operación, la papelera no sólo era una fábrica de papel, sino también una enorme planta recicladora.

El plan de convertir la papelera al papel de estraza tenía sentido de negocios para los trabajadores despedidos. Pero muchos cuestionaban si la papelera podría hacer papel de estraza tras décadas enfocada en el blanco.

El 11 de diciembre del 2017, los trabajadores se reunieron para una junta. Ben Fairweather, jefe de operaciones, enumeró las papeleras de Wisconsin que habían cerrado recientemente. “La mayoría de las papeleras no tiene una segunda oportunidad”, les dijo.

A la mañana siguiente, los trabajadores observaron con ansias mientras la pulpa café fluía hacia la máquina de papel.

Horas más tarde, una muestra del primer lote de papel estraza de la papelera fue llevado a un laboratorio cercano, donde fue utilizada para hacer una pequeña sección de una caja de cartón y luego pasó por una serie de pruebas de resistencia.

“Es bueno”, reportó el laboratorio.

La papelera estaba haciendo papel de nuevo.