•  |
  •  |

Por Matt Wasielewski

Las primeras pinturas figurativas fueron dibujadas sobre los muros de cuevas hace unos 40 mil años en la isla de Borneo. Los egipcios tenían jeroglíficos. Nosotros tenemos emojis.

A medida que la comunicación es reducida a símbolos enviados por mensajes de texto de un teléfono a otro, “los emojis te dan permiso de ser más amable”, dijo Jennifer Daniel, directora creativa de emojis en Google, a The New York Times. Los pequeños símbolos también nos permiten expresar mucho más.

“Los emojis no tienen significado, gramática o sintaxis”, escribió Malia Wollan, de The Times. “Aun así, de forma colectiva, sobre la marcha les damos semántica a estas pequeñas imágenes”.

Hay 2 mil 823 emojis reconocidos por el Consorcio Unicode, la organización que proporciona los estándares para el texto en internet. Corazones y rostros dominan el paisaje de los emojis, de acuerdo con un estudio que involucró a casi 4 millones de personas en 212 países. En el 2017, el emoji de corazón rojo apareció más de 14 mil millones de veces tan sólo en comentarios en Instagram.

Al igual que los jeroglíficos antiguos, los emojis reflejan el mundo en que vivimos, y el Consorcio Unicode tiene que responder a cambios culturales.
En febrero, el grupo anunció 230 agregados, que incluyen variantes de emojis existentes. Junto con material ligero como un perezoso, un rostro que bosteza o un wafle, también hay un nuevo énfasis en inclusividad.

Cuando los nuevos emojis estén disponibles más tarde este año, quienes envíen mensajes de texto tendrán un aparato auditivo, un bastón, una silla de ruedas y una prótesis de una extremidad disponible.

Tinder, la app para citas, encabezó una exitosa campaña para hacer que el emoji de “tomados de la mano” fuera personalizable, de manera que cada extremidad tuviera color de piel e identidad de género ajustable.

“Tener un emoji que ya está ahí, se siente como, ‘oigan, somos parte de la conversación’”, dijo Ken Tanabe, fundador de Loving Day, una organización que apoya el matrimonio gay, a The Times. “Somos parte de la comunidad. Estamos representados en la parte más personal de nuestras vidas”.

Los agregados son parte de una tendencia hacia una mayor diversidad en emojis. “Uno ve que la gente pide emojis con cabello rizado u otro tono de piel, calvo, con hijab”, dijo Jennifer 8. Lee, quien es parte del subcomité de emojis de Unicode y ayudó a fundar Emojination, un esfuerzo comunitario para hacer que los emojis sean más incluyentes.

Rihanna Jones, de 28 años, no se sentía satisfecha con el agregado de un emoji de cabello rizado el año pasado. Inició una petición para que se añadiera un emoji con peinado estilo afro a la lista.

“La belleza de la cultura de la inclusividad en este clima político es que nuestra gente está despertando”, dijo Jones. “Lo que es asombroso sobre nuestra cultura es que tenemos cabello voluminoso, gran energía, grandes historias y grandes voces. Los emojis son la mejor forma en que podemos encapsular nuestra personalidad en conversaciones digitales”.

A fines de marzo, Jones presentó su petición a Unicode y espera que los emojis con afros aparezcan en los teléfonos en el 2020.
Todo tiene qué ver con encontrar una forma para expresar nuestra individualidad.

“La gente intenta decir la palabra ‘yo’. Intenta representarse a sí misma en emojilandia”, dijo Lee.

 The New York Times