•  |
  •  |

Por Caroline Arbour

¿Y si las respuestas a las preguntas más apremiantes de la vida estuvieran disponibles por 19.99 dólares al mes?

No es nuevo recurrir a los astros, médiums psíquicos u otros rituales para sortear las incertidumbres de la vida, y tampoco lo es el hacer dinero de esa incertidumbre. En años recientes, la astrología ha “canjeado su estigma de nueva ola psicodélica por vibras modernas de hechicería tipo Instagram” y crecido en popularidad, reportó The New York Times.

Un sondeo del 2017 realizado por el Centro de Investigación Pew halló que el 62 por ciento de los estadounidenses cree en al menos uno de cuatro conceptos espirituales identificados como “New Age”, como la reencarnación o la astrología, y 41 por ciento cree en los psíquicos.

Co-Star, una app de astrología, ha sido descargada más de tres millones de veces.

Ningún estudio científico muestra correlación entre la ubicación de los planetas y la conducta de la gente. De hecho, la comunidad científica rechaza activamente la astrología, reportó The Times.

Sin embargo, su alejamiento de la ciencia es parte del atractivo de la astrología, al permitir que su “irracionalidad invada nuestras formas tecno-racionalistas de vivir”, como señala el sitio en internet de Co-Star.

Así como es naturaleza humana buscar respuestas a lo desconocido, también es naturaleza humana buscar algo a qué culpar cuando salen mal las cosas. Ahora la gente está apuntando el dedo a una mancha inocente en el firmamento: Mercurio.

Tres o cuatro años veces al año, ocurre una ilusión óptica cuando Mercurio pasa entre la Tierra y el Sol, al aparentemente ir hacia atrás en un movimiento “retrógrado”. Los astrólogos sostienen que este movimiento detona sucesos caóticos. La frase “Mercurio está en retrógrado” ahora es un comentario común para cuando los sucesos se salen de control.

La astrología no es el único pasatiempo místico que está nuevamente en boga. Un análisis arrojó que la industria de los “servicios psíquicos” en EU creció de manera sostenida en los últimos cinco años, alcanzando ingresos de más de 2 mil millones de dólares en el 2018, reportó The Times.

Algunos médiums psíquicos están agregando el papel de coach de bienestar a sus servicios.

“La mayoría de los médiums con los que trabajamos está menos interesada en el truco de presumir sus habilidades psíquicas y más enfocada en enseñarle a la gente, a las mujeres en particular, a confiar en sus corazonadas y apoyarse en su intuición”, dijo Noora Raj Brown, ejecutiva de comunicaciones en Goop, el imperio de bienestar de Gwyneth Paltrow, a The Times.

Sin embargo, justo al tiempo que la internet ha permitido que florezca la industria, ha hecho que la gente sea más vulnerable a los engaños. Algunos psíquicos autoproclamados pueden recabar información de la presencia en línea de sus clientes para inventar lecturas y aprovecharse de los creyentes.

“Decirle a alguien lo que crees que quieren oír, aunque no es necesariamente perjudicial, tal vez sea igual que ponerle un curita a algo”, declaró Lisa Levine, fundadora de Maha Rose, un centro de bienestar, en Nueva York, a The New York Times.

“Y tal vez eso es todo lo que quiere la persona, un curita, o alguna especie de ‘todo está bien’”.

 The New York Times