•  |
  •  |

Por Laura M. Holson

El intento por parte de un cazafósiles de vender el esqueleto de un Tyrannosaurus rex joven en eBay por 2.95 millones de dólares desató un escándalo entre los científicos, quienes advirtieron que necesitaba ser estudiado, no vendido al mejor postor.

Alan Detrich, dueño del esqueleto, defendió su decisión de intentar vender el fósil de 4.50 metros a un coleccionista privado millonario, argumentando que aún sería objeto de investigación.

“Es muy difícil contactar a un multimillonario”, dijo Detrich el mes pasado. “Poniéndolo en eBay es una forma de hacerlo”.

Esa mentalidad ha enojado a los científicos que han cuestionado por qué prestó Detrich el esqueleto al Museo de Historia Natural e Instituto de Biodiversidad de la Universidad de Kansas en el 2017. Dijeron que colocarlo a la vista del público era parte de una estrategia para vender el espécimen a un inversionista rico.

“Detrich ha intentado sacar ganancia económica de la buena fe del museo al utilizar la exhibición y la atención científica como argumentos de venta” en eBay, dijo la Sociedad de Paleontología Vertebrada en una carta.

“Estos sucesos merman el proceso científico para estudiar la vida pasada así como la posibilidad de que generaciones futuras compartan la herencia natural de nuestro planeta”, añadió.

El esqueleto, que se cree pertenece a un T. rex de 4 años de edad, fue exhibido en el museo hasta hace poco y ha sido devuelto a Detrich.
El museo pidió que Detrich eliminara toda referencia al museo en el anuncio de eBay, que promocionaba el cráneo de 53 centímetros del fósil y 12 dientes en la quijada inferior. Detrich accedió.

“Muy Probablemente el Único T-Rex BEBÉ del Mundo”, decía el anuncio. “Es una oportunidad INUSITADA de jamás ver a un REX bebé”.
“Nuestra intención era mantener al espécimen en el ámbito del museo para que fuera disfrutado por los visitantes hasta que fuera vendido a un museo”, dijo vía correo electrónico Anne Tangeman, vocera del museo.

Detrich dijo que intentó buscar un museo que comprara el esqueleto, pero no tuvo suerte. Eso causó una desavenencia con el museo de Kansas, dijo, porque el anuncio original en eBay hacía parecer como si el museo estuviera promocionando la venta a un inversionista millonario.

Detrich dijo que no era la primera vez que la comunidad científica lo criticaba por vender fósiles. En 1999, Detrich buscó vender un esqueleto de T. rex en eBay por 5.8 millones de dólares, pero no tuvo éxito porque los bromistas inundaron la subasta con pujas falsas.

Aseguró que deseaba que el esqueleto joven fuera estudiado aún si terminaba en manos de un coleccionista rico.

Detrich, quien dijo tener setentaitantos años, empezó a buscar fósiles hace 30 años. Él y su hermano Robert desenterraron este espécimen en el 2013 en terrenos que arrendó en Montana, donde realiza su búsqueda de fósiles.

También es un escultor que crea iconografía religiosa y otras obras de huesos de dinosaurio, madera petrificada y acero.

A principios del mes pasado, dijo Detrich, recibió un correo electrónico de Leonard Krishtalka, director del museo, quien cuestionaba la venta en eBay . “Me dijo, ‘¿qué estás haciendo?’”, recordó Detrich.

“Bueno, soy propietario de esta cosa”, dijo Detrich respecto al T. rex. “Es mío. Puedo hacer lo que quiera con él”.
A fines de abril, aún no había recibido ninguna oferta.

 The New York Times