•  |
  •  |

Por Scott Reyburn

TURÍN, Italia — La habitación está revestida con paneles en rojo oscuro y espejos con marco dorado. Los muebles italianos del siglo 18 son opulentamente rococó. Una sentimental pintura de los últimos años de Renoir, “Joven Mujer con Rosas”, cuelga frente a repisas llenas de volúmenes biográficos finamente empastados. Hay chucherías bañadas en oro por doquier.

Para el observador de hoy, acostumbrado a ver arte en interiores sobrios, la villa del solitario coleccionista italiano Francesco Federico Cerruti, que alberga sus piezas, es un entorno inusual. ¿Qué pensaría de esto el mundo del arte contemporáneo?

“Me encanta. Es como una instalación de un artista”, dijo Carolyn Christov-Bakargiev, directora del Museo de Arte Contemporáneo Castillo de Rivoli. “Los artistas ya no soportan cubos blancos. Tienes que quitar el aura del museo para que el arte pueda estar vivo nuevamente”.

Cerruti murió en el 2015, a los 93 años. Tras su muerte, se llegó a un acuerdo entre una fundación que él estableció y el Castillo de Rivoli, el primer museo de arte contemporáneo del País, justo en las afueras de Turín, en el noroeste de Italia, para abrir su colección al público.

Sin embargo, la sede de la colección de Cerruti, que consiste de unas mil piezas que abarcan varios siglos, es la pintoresca villa estilo provenzal que él construyó en los 60, en las colinas con vista a Turín.

La casa, que se distingue por su atalaya, que podría haber sido inspirada por las 10 pinturas de Giorgio de Chirico que tenía Cerruti, ha sido restaurada y ahora es administrada por el Castillo. Fue abierta al público el 4 de mayo.
Cerruti era el jefe del negocio familiar, Legatoria Industriale Torinese, que tuvo el contrato para encuadernar directorios telefónicos italianos desde los años 50 hasta los 90.

Nunca se casó. Entre semana, vivía en un sombrío edificio de departamentos cerca de su fábrica en Turín. Los domingos, comía solo en su villa, acompañado por las orquídeas en la terraza durante el verano o por las obras de Chirico en el comedor durante el invierno, pero casi nunca pasaba la noche allí.

Cerruti había planeado morir en su recámara en lo alto de la atalaya, pero falleció en un hospital de Turín. En ese entonces, pocos sabían que tenía obras de arte, libros, tapetes, cerámica, muebles y plata que después serían valuados en 600 millones de dólares.

Pese a la inclinación de Cerruti por los cuadros de grandes maestros y muebles del siglo 18, también tenía un gusto por obras del siglo 20. La escalera está bordeada de pinturas de Francis Bacon, Amedeo Modigliani, Paul Klee, Joan Miró y Fernand Léger.

Christov-Bakargiev ha iniciado un programa de obras por encargo en el que artistas contemporáneos son invitados a reaccionar a la casa y la colección.

“Nos estamos abriendo al pasado”, aseveró. “Estamos haciendo un experimento, y los artistas lo están acogiendo”.

 The New York Times