•  |
  •  |

Karen Zraick

Tesoros antiguos saqueados de Medio Oriente son ofrecidos en venta en Facebook, afirman investigadores, incluidas piezas que podrían haber sido robadas por rebeldes del Estado Islámico (ISIS).

Los grupos de Facebook que anuncian los artículos se multiplicaron durante los disturbios de la Primavera Árabe y las guerras subsecuentes, que crearon oportunidades sin precedentes para los traficantes, explicó Amr Al-Azm, profesor en la Universidad Estatal Shawnee en Ohio y ex funcionario de antigüedades en Siria.

Al mismo tiempo, comentó Al-Azm, las redes sociales redujeron las barreras de entrada al mercado. Dijo que ahora hay por lo menos 90 grupos de Facebook, la mayoría en árabe, relacionados con el comercio ilegal.

Publican objetos o solicitudes en el grupo y luego llevan la conversación a chats o a WhatsApp, lo cual dificulta el rastreo.

Los artículos a la venta incluyen un busto supuestamente sacado de la ciudad antigua de Palmira, que durante periodos estuvo ocupada por militantes de ISIS y sufrió graves daños y saqueos.

Otros artefactos a la venta provienen de Irak, Yemen, Egipto, Túnez y Libia. Al-Azm apuntó que la mayoría no proviene de museos o colecciones, ya que su existencia estaría documentada en un catálogo.

“Los han sacado directamente de la tierra”, dijo. “Jamás han sido vistos. La única prueba de su existencia es si alguien postea una foto de ellos”.

Luego de que la BBC publicó un artículo acerca del trabajo de Al-Azm el 2 de mayo, Facebook aseguró haber eliminado a 49 grupos relacionados con el tráfico de antigüedades.

Al-Azm replicó que los 90 grupos siguen activos. Pero argumentó que lo más importante es que Facebook no debería simplemente cerrar las páginas, que ahora constituyen una evidencia crucial tanto para las autoridades como para los expertos en patrimonio.

Traficar antigüedades robadas es ilegal bajo las leyes internacionales. Pero puede ser difícil llevar esos casos a juicio.

Al-Azm afirmó que la investigación de su equipo señalaba que los grupos de Facebook son operados por una red internacional de traficantes que surten a distribuidores. A menudo, las ventas se concretan en persona, en efectivo y en países cercanos, indicó, a pesar de los esfuerzos de Turquía y otros países para luchar contra el contrabando de antigüedades.

A medida que se extendía ISIS, saqueaba y destruía, usando maquinaria pesada para cavar en sitios antiguos que casi no se habían excavado antes de la guerra. El grupo permitió que otros saqueadores tomaran objetos de los sitios históricos y les cobraban un impuesto del 20 por ciento sobre sus ganancias.

Lo más probable es que la ola de objetos que llega al mercado continúe por años. Algunos traficantes ocultan los artículos robados, esperando que la atención disminuya y, en ocasiones, falsifican documentos sobre el origen de los objetos antes de ofrecerlos en venta.

 The New York Times