•  |
  •  |

Por: Gabe Cohn

“De hecho, nunca he tenido que ir a los tribunales por una de estas cosas”, dijo Eric Doeringer recientemente, parado frente a una pared de sus obras de arte más recientes. “Por lo general, cuando me piden que deje de hacerlo, lo hago”.

Doeringer, conocido por sus apropiaciones de obras realizadas por artistas contemporáneos famosos, había estado encerrado en su estudio neoyorquino, trabajando en su nuevo proyecto. A principios de mayo, su exposición, “Christy’s”, debutó en la galería High Line Nine. Doeringer exhibió y vendió versiones piratas de obras de arte subastadas el mes pasado en la venta nocturna de Arte Contemporáneo y de Post Guerra en Christie’s Nueva York.

Entre las versiones auténticas de las obras, a la vista en Christie’s Nueva York antes de la subasta, figuraban piezas de Andy Warhol y Robert Rauschenberg. Sus precios de venta alcanzaban los millones de dólares.

¿El precio de las copias de Doeringer? Mil dólares cerrados cada una. “En el mundo del arte, los precios de subasta son prácticamente el único registro público de lo que vale una obra, así que más o menos establece el valor de la obra de un artista”, dijo. “La idea era tomar este evento y hacer copias y hacer que estas obras de arte multimillonarias fueran disponibles por mucho menos”.

En su estudio hay versiones de obras de Frank Stella, Wayne Thiebaud, KAWS, Giorgio Morandi, Rauschenberg y Warhol. Las copias piratas son más pequeñas que las obras en las que se basan y poseen imperfecciones claras —una línea chueca por aquí, un detalle visiblemente pegado por acá— pero son reconocibles al instante.
“De lejos, te engañan. No así de cerca”, dijo Doeringer.

Doeringer, de 44 años y poseedor de una Maestría en Bellas Artes de la Universidad Tufts, en Massachusetts, empezó a hacer copias piratas en el 2001, cuando empezó a vender copias hechas en casa de obras de artistas como Elizabeth Peyton, John Currin y Damien Hirst en un puesto callejero en Manhattan.
Desde entonces, ha exhibido en galerías reales.

¿Qué opina Christie’s de sus imitaciones más recientes?

“Nos sentimos halagados”, dijo Alex Rotter, funcionario de Christie’s. “Ya sea arte o música, una buena versión pirata te recuerda una experiencia que disfrutaste y a la que te quieres aferrar”.

Elaborar las copias piratas involucra trabajar en forma invertida. Para una copia de “Elvis Doble” de Warhol, un retrato en serigrafía de dos imágenes idénticas, sobrepuestas, de Elvis Presley vestido de vaquero, Doeringer encontró una versión digital de la foto empleada por Warhol y de ella creó un sténcil. Su “Andy Warhol (Elvis Doble)” fue creada, en esencia, usando una aproximación digital del método de Warhol.

Para una versión de “Conejo” de Jeff Koons, una escultura en acero inoxidable que se vendió en 91.1 millones de dólares, Doeringer infló varios consejos de plástico que compró en línea. Su forma era impresionantemente similar a la escultura de Koons, aunque era amarillo neón translúcido y tenía un rostro de caricatura. Doeringer lo pintó plateado.
“No es exactamente idéntico, pero se aproxima mucho”, dijo.

 The New York Times