•  |
  •  |

Por Gregory Wakeman

Con frecuencia, el público no puede resistirse cuando el mejor amigo del hombre llega a la pantalla grande.

“Desde 1974 se ha estrenado la increíble cantidad de 70 películas de acción en vivo con perros como elementos claves de la trama, y en conjunto estas cintas han registrado más de 2.2 mil millones de dólares en la taquilla nacional”, dijo Brad Brevet, editor de Box Office Mojo, un servicio que da seguimiento a las taquillas del cine. “La relación entre la gente y sus perros tiene una cualidad eterna y perdurable, y a personas de todas las edades les gusta ver eso reflejado en la pantalla”.

Veintisiete años después de su estreno, “Beethoven” sigue siendo el ejemplo por excelencia, al tiempo que el ver al adorablemente tonto San Bernardo enfurecer repetidamente a Charles Grodin llevó a una contundente taquilla internacional de 147.2 millones de dólares.

En “Marley y yo”, del 2008, le tocó el turno a un Labrador hacer de las suyas, pero finalmente ganarse a Owen Wilson y Jennifer Aniston, lo que ayudó a la cinta a recaudar 286.5 millones de dólares.

El éxito de “Beethoven 2” (207.9 millones de dólares) y la versión de acción en vivo de “101 Dálmatas” (518.4 millones) de 1996, ambas repletas de cachorros, muestra que introducir más perros al caos también funciona.

Esa podría ser la razón por la que “Frío de Perros” (162.5 millones), “Rescate en la Antártica” (151.8 millones) y “Hotel para Perros” (138.6 millones) fueron éxitos, aunque fueron instantáneamente olvidables.

“La Razón de Estar Contigo” —que recaudó 205 millones de dólares a nivel mundial en el 2017 y tiene una secuela en los cines— “Como Perros y Gatos” (288.2 millones) y “Beverly Hills Chihuahua” (176 millones) finalmente dieron la oportunidad a los propietarios de perros que han intentado interpretar un ladrido de aprender sobre los pensamientos y motivaciones de sus mascotas.

Como sería de esperarse, Disney allanó el camino para los perros animados. “La Dama y el Vagabundo” (1955) registró una taquilla de 344.3 millones de dólares y luego, seis años después, “101 Dálmatas” reunió 119 millones. Estos clásicos han sido reestrenados con tanta frecuencia que han generado unos 500 millones de dólares en las décadas desde entonces.

“La Vida Secreta de Tus Mascotas”, que tiene una secuela que se estrena a nivel global este verano, es prueba de que esta fórmula aún funciona. La cinta vio una taquilla de 875.6 millones en el 2016.

Parece que los cinéfilos simplemente quieren ver a los perros ser perros, en lugar de estrellas deportivas, policías o asesinos. “Buddy, El Perro Superestrella” es la cinta más exitosa con un concepto de altura con un perro, e incluso esas aventuras ilógicas con un equipo de basquetbol preparatoriano recaudaron sólo 42.7 millones de dólares. Claro, “Max” y “Spot”, con canes como oficiales de policía, generaron más, pero sus mayores presupuestos los contrarrestaron.

Lo mismo puede decirse cuando los perros son exageradamente agresivos. “Perro Blanco”, de Sam Fuller (1982), sobre un can entrenado para realizar ataques raciales, fue un racaso. Incluso la adaptación en 1993 de “Cujo” de Stephen King apenas si registró una taquilla de 54 millones de dólares.
No precisamente “Tiburón” de cuatro patas.

 The New York Times