•  |
  •  |

Un nuevo frente de batalla se ha abierto en la guerra comercial entre Estados Unidos y China: la industria estadounidense de viajes de 1.6 billones de dólares.

Un hotel de Los Ángeles popular entre los viajeros chinos vio una disminución del 23 por ciento en las visitas el año pasado y otro 10 por ciento en lo que va de este año. En la Ciudad de Nueva York, el gasto de turistas chinos cayó 12 por ciento en el primer trimestre.

Tori Barnes, vicepresidenta ejecutiva de asuntos públicos y políticas en la Asociación de Viajes de EU, dijo que los chinos eran muy valiosos porque gastan un promedio de 6 mil 700 dólares durante sus estancias, 50 por ciento más que otros visitantes internacionales.

“Los viajeros internacionales, de hecho, ayudan a reducir el déficit comercial”, dijo Barnes. “No se considera mucho que la industria de servicios sea una exportación”, pero es una industria importante, añadió.

De acuerdo con datos de la Oficina Nacional de Viajes y Turismo, 2.9 millones de viajeros chinos visitaron Estados Unidos en el 2018, comparados con los 3.2 millones en el 2017. “No está mejorando en el 2019”, dijo Adam Sacks, presidente de la compañía de consultoría Tourism Economics.

No es la primera vez que “China básicamente ha usado al turismo como un arma”, indicó. En el 2017, los viajes chinos a Corea del Sur cayeron casi 50 por ciento luego de que Corea desplegó un sistema de defensa de misiles que China dijo que podía ser usado para espiar en su territorio.

La baja en el turismo chino podría estar ligada, en parte, a una desaceleración en la economía china. Sin embargo, profesionales de la industria, expertos y economistas dicen que el factor más grande es la guerra comercial. Dicen que Beijing ve a su población de viajeros globales como municiones.

Si el viaje chino disminuye en hasta un 50 por ciento, podría resultar en un golpe de 18 mil millones de dólares para la industria de viajes de Estados Unidos, estimaron analistas.

En junio, el Ministerio de Cultura y Turismo de China emitió una advertencia sobre los viajes a EU, diciendo que sus ciudadanos han sido interrogados, entrevistados y sometidos a otras formas de lo que llamó acoso por parte de agencias estadounidenses de procuración de justicia.

“Anuncios como éste pueden tener un efecto escalofriante”, afirmó Roger Dow, presidente y director ejecutivo de la Asociación de Viajes de EU.

Después de que la recesión golpeó al dólar estadounidense, Estados Unidos se volvió un destino atractivo para los chinos.

“Eran una ola increíble”, dijo Lane Schiffman, copropietario de Shreve & Company, una joyería fina de California.

Apenas hace unos años, autobuses rentados por grupos turísticos chinos dejaban a entre 20 y 30 pasajeros en su tienda de San Francisco, dijo. Pero los autobuses han desaparecido.

“Parece como que quizás el Gobierno chino presionó a la gente para que no compre mucho fuera de China”, comentó Schiffman.

 The New York Times