•  |
  •  |

Por Joe Coscarelli

A unas tres cuartas partes de “Oasis”, el nuevo álbum colaborativo de ocho canciones de las superestrellas latinas J Balvin y Bad Bunny, lanzado sin mucha “agua va” el 27 de junio— hay una alusión lírica que resultará familiar para muchos hispanohablantes que conocen el rock latino de los noventa o las fiestas de karaoke.

“Y tu corazón idiota siempre me extrañará”, canta Balvin, inspirado por un verso de “Lamento Boliviano”, el clásico de la banda argentina Los Enanitos Verdes.

El momento es más que una simple referencia superficial. Se trata de un puente a otro sonido, otro país y otra generación: Marciano Cantero, el célebre cantante de 58 años de Los Enanitos Verdes, interpreta un largo verso acompañado de los acordes de una guitarra acústica en la canción “Un Peso”.

Este elemento inesperado del disco habla del cúmulo de proyectos creativos y paralelos de Balvin, la estrella colombiana de 34 años, y Bad Bunny, el famoso cantante y productor boricua de 25 años, al tiempo que extienden el alcance y las reglas de la música latina. Cada uno ha tomado el patrón del reggaetón y con sus adornos particulares y colaboraciones internacionales, encabezaron una nueva generación de artistas que ha llegado al terreno del pop bajo el amplio abanico de géneros conocida como la música urbana.

Alejandro Duque, director general de Universal Music Latino, el sello que supervisó el lanzamiento de Oasis —el primero a esa escala en la música en español— llamó a Balvin y Bad Bunny “los dos mayores aventados en el negocio en este momento”.

En los últimos años, los dos han explotado el colapso del género musical y el alcance casi ilimitado del streaming digital y YouTube para hacer el crossover en formas sin precedentes —incluyendo como invitados en “I Like It”, el éxito número 1 de Cardi B— mientras cantan y rapean exclusivamente en español. Llenan sus letras con referencias y alusiones culturales geográficamente específicas, sin brindar ninguna concesión a los públicos blancos estadounidenses que de todas formas los han acogido.

Al preguntársele por qué era importante cantar en español, Bad Bunny, cuyo nombre real es Benito Antonio Martínez Ocasio, se unió a una llamada grupal en FaceTime con Balvin y simplemente dijo (en español): “Porque ese es el idioma que hablamos”.

Balvin, cuyo nombre real es José Álvaro Osorio Balvin, agregó (en inglés): “Sólo es el comienzo de una nueva ola mundial en español”.

Duque señaló que aunque artistas del pop latino como Enrique Iglesias antes habían trascendido las barreras del idioma, “Despacito” —el megahit de Luis Fonsi, Daddy Yankee y Justin Bieber— había sido un parteaguas. “Cuando empecé en esto, encontrabas artistas nacidos en EU y, aunque tuvieran ascendencia latina, querían cantar en inglés”, dijo. “Hoy incluso los artistas que se sienten más cómodos hablando en inglés creen que es buena onda hablar español”.

La misión global de Balvin y Bad Bunny es evidente en la segunda pista de su nueva producción, “Yo le llego”, en la que cada uno nombra a diversos países de América Latina como Colombia, Puerto Rico, México, Argentina, Venezuela, Chile y República Dominicana. La canción final, “Como un bebé”, cuenta con voces e influencia rítmica de Mr. Eazi, el cantante nigeriano del afrobeat.

Balvin y Bad Bunny se conocieron en un concierto de J Balvin en Puerto Rico, cuando Bad Bunny era un artista en ascenso en SoundCloud. El puertorriqueño ha dicho que tuvo que salir del estudio para llorar mientras grababan su primera colaboración, la canción del 2017 “Si tu novio te deja sola”, que ahora tiene más de 875 millones de reproducciones en YouTube.

“Era demasiada emoción para mí y estaba muy sentimental”, recordó. “No podía creerlo y estaba muy agradecido. Creo que ese tema le dio un giro a mi carrera”.
Balvin dijo que simplemente estaba feliz de haber encontrado “otro bicho raro, otro loco como yo”.

El dúo continuó colaborando en numerosos remixes juntos, pero dijeron que realmente entendieron el poder de su química después de “I Like It”, que fue nominada como Mejor Grabación del año en los Premios Grammy. Hace más de un año, el dúo comenzó a jugar con la posibilidad de un álbum completo, pero esperaron mientras lanzaban respectivas producciones como solistas.

“Es imposible contactarlo, créeme”, dijo Balvin juguetonamente. “Yo me levanto a las 5:00 horas y él se va a dormir a esa hora, pero es algo bueno porque puedo llamarlo desde la caminadora y va camino a la cama”.

Pero en los últimos meses, Balvin y Bad Bunny finalmente hicieron el tiempo necesario para terminar “Oasis”, y grabar tres videos musicales. “Parecía como hacer música en un picnic: todo el mundo relajado, sin presión de nada”, dijo Bad Bunny.

 The New York Times