• |
  • |

Por Gina Kolata

Uno pensaría que los consejos médicos estándar están apoyados por montones de investigación científica. Sin embargo, varios investigadores descubrieron hace poco que casi 400 prácticas rutinarias eran abiertamente contradichas por estudios publicados en revistas importantes.

De los más de 3 mil estudios publicados del 2003 al 2017 en JAMA y The Lancet, y del 2011 al 2017 en The New England Journal of Medicine, más de uno de cada 10 equivalía a un “revocación médica”: una conclusión contraria a las nociones médicas generalmente aceptadas.

“Te invade un sentido de humildad”, dijo Vinay Prasad, de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon, quien concibió el estudio. “Personas muy inteligentes y con buenas intenciones pusieron en práctica estos métodos durante muchos, muchos años. Pero estaban equivocadas”.

Algunas de estas ideas han sido completamente desechadas, mas no todas. A continuación, varios hallazgos que contradicen teorías ampliamente creídas.

Las alergias a los cacahuates ocurren independientemente de que el niño sea expuesto a cacahuates antes de los 3 años.

Los médicos han aconsejado a los padres que mantengan a los bebés alejados de los cacahuates durante los primeros tres años de vida. Pero los niños expuestos a cacahuates antes de incluso cumplir un año no corren mayor riesgo de desarrollar alergias a ellos.

El aceite de pescado no reduce el riesgo de padecer cardiopatías.

En cierto momento, la idea de que la grasa de pescado evitaba las afecciones cardíacas parecía lógica. Las personas cuyas dietas incluyen mucho pescado graso parecen tener una menor incidencia de cardiopatías. Los pescados grasos contienen ácidos grasos omega 3. Los suplementos de omega 3 disminuyen los niveles de triglicéridos, y los niveles altos de triglicéridos están vinculados con los males cardiacos. Además, los ácidos grasos omega 3 parecen reducir la inflamación, una característica clave de los infartos.

Sin embargo, en una prueba clínica con 12 mil 500 personas, los suplementos diarios de omega 3 no las protegieron de los males cardiacos.

El ginkgo biloba no protege contra la pérdida de la memoria y demencia.

El suplemento se utilizaba en la medicina china antigua y se sigue promoviendo como una manera de conservar la memoria. Un estudio de grandes dimensiones en EU demostró sin dudas que el suplemento es inútil para este fin.

Para tratar a los pacientes de urgencias con dolor agudo, una dosis única de opioides orales no es más eficaz que medicamentos como la aspirina y el ibuprofeno.

Una prueba clínica mostró que alternativas menos peligrosas alivian el dolor con la misma eficacia en los pacientes de la sala de urgencias.

Los tratamientos con testosterona no ayudan a los hombres mayores a conservar su memoria.

Varios estudios habían dado indicios de que los hombres de mediana edad con niveles más altos de testosterona parecían tener tejido cerebral mejor conservado.

Los hombres mayores con niveles más altos de testosterona también parecían tener un mejor desempeño en pruebas de funcionamiento cerebral.

Sin embargo, una prueba clínica rigurosa mostró que la testosterona no era mejor que una píldora de azúcar para ayudar a evitar la pérdida de memoria.

Si a una mujer embarazada se le rompe la fuente de manera prematura, no es necesario que el alumbramiento se efectúe de inmediato.

A veces, la membrana que rodea al feto se rompe unas semanas antes de la fecha de parto y se derrama líquido amniótico. A los obstetras les preocupaba que las bacterias pudieran invadir el ambiente estéril alrededor del feto, provocando una infección. Los médicos pensaban que lo mejor era que el bebé naciera.

Pero una prueba clínica reveló que si los obstetras monitorean con cuidado al feto mientras esperan que inicie el trabajo de parto de manera natural, el feto no corre mayor riesgo de contraer una infección.

The New York Times