• |
  • |

Por Matt Wasielewski

Todas las noches, millones de personas recurren a Fitbits, Apple Watches y apps del sueño en pos de una noche de descanso perfecto. O al menos para dormir mejor.

El creador de Pokémon ve una oportunidad en el mercado creciente de monitores de sueño, y ha anunciado planes para Pokémon Sleep en el 2020.

Con la esperanza de crear la misma clase de momento viral que Pokémon Go en el 2016, Pokémon Sleep dará seguimiento a los patrones de sueño y cambiará el juego con base en cuánto tiempo duerme el usuario, y a qué hora se levanta.

Sin embargo, los investigadores advierten que la búsqueda del descanso ideal, o atrapar un Pokémon, puede ser contraproducente. En algunos casos, la gente está pasando demasiado tiempo en la cama tratando de mejorar sus números de sueño, cosa que podría empeorar su insomnio.

Raphael Vallat, un investigador del sueño en la Universidad de California, en Berkeley, señaló que las apps del sueño dan un panorama incompleto de la calidad del descanso porque no pueden medir las etapas del sueño.

Vallat dijo a The New York Times que monitorear activamente nuestra forma de dormir puede generar ansiedad que interfiere con una buena noche de descanso.

Para Brian X. Chen, de The Times, monitorear el sueño simplemente lo puso de mal humor.

Chen, un columnista de tecnología de consumo, probó una variedad de monitores en el curso de dos semanas. Los resultados fueron decepcionantes.

“A final de cuentas, la tecnología no me ayudó a dormir más”, escribió Chen, quien dice que normalmente duerme menos de seis horas por noche. “Los datos no me ayudaron a responder qué debo hacer respecto a mis problemas particulares para conciliar el sueño.

“Me he sentido más malhumorado desde que inicié estas pruebas”, agregó.

Los datos pueden ofrecer una ventana a nuestros patrones del sueño, pero algunas personas podrían tener genes que facilitan el sueño reparador.

Desde que tiene memoria, Brad Johnson nunca ha podido dormir más de seis horas por noche. Siempre despierta sin poner alarma y siempre se siente bien descansado y listo para iniciar el día.

Johnson tiene otros seis familiares que se las arreglan felizmente con menos horas de sueño que las recomendadas. Los investigadores hallaron que eran portadores del mismo gen, ADRB1, que influye en cuántas horas de sueño necesita la gente.

Este gen aparece en alrededor de una de cada 25 mil personas, dijo Louis Ptacek, uno de los investigadores y neurólogo en la Universidad de California, en San Francisco, a The Times. Otro gen identificado por Ptacek afecta el ritmo del sueño en vez de su duración.

“El problema es que conocemos muy poco sobre qué es realmente el sueño y para qué sirve”, dijo Ptacek. “Al tiempo que identificamos cada vez más genes, con suerte esto esbozará un sistema, o sistemas, que sean crucialmente importantes para dormir”.

Las apps y los rastreadores podrían no ser tan útiles como algunos esperan, pero Pokémon Sleep no es la solución, afirma una persona.

“’Hacer que dormir sea divertido’ es un concepto que sólo podría existir hoy, cuando nada es considerado placentero o siquiera válido a menos que contribuya a una economía secundaria”, escribió Ian Bogost, un diseñador de videojuegos y autor del libro “Play Anything” (Juega lo Que Sea), en Twitter, tras el anuncio de Pokémon Sleep.

Añadió que, con el tiempo, la gente necesitará juegos así para hacer que “divertirse sea más divertido”.

The New York Times