• |
  • |

Por Julie Weed

Los camiones transportan alrededor del 70 por ciento de la carga por peso en Estados Unidos, pero la industria es ineficiente, con más de una cuarta parte de los camiones viajando vacíos.

Una clase de negocio de rápido crecimiento y basado en apps intenta cambiar eso. Uno de los más grandes, Convoy, ha presionado para eliminar el papeleo y modernizar las llamadas, emails y faxes que han sido la cruz de los camioneros en todos lados.

Convoy, con sede en Seattle, ha crecido a 700 personas, comparadas con las 250 del año pasado. En el 2018, estaba valuada en más de mil millones de dólares.

El transporte de carga es una industria descentralizada, con más de un millón de compañías de transporte en EU, la mayoría de ellas negocios pequeños, de acuerdo con las Asociaciones Estadounidenses de Transporte de Carga.

Silpa Paul, analista de la compañía de investigación Frost and Sullivan, dijo que los servicios de corretaje de comercio bajo demanda, como Convoy, eran una de “las tecnologías más populares en la industria del transporte de carga a nivel global”.

Hay cientos de miles de transportistas en Norteamérica y unos 16 mil corredores de comercio, dijo Paul.

Los camiones de larga distancia van vacíos del 25 al 40 por ciento del tiempo, indicó. Esto, combinado con los largos tiempos muertos y otras ineficiencias, equivalen a combustible desperdiciado, tiempo perdido y contaminación y tráfico innecesarios.

Tim Knaup, gerente de Steve Crawford Trucking en Missouri, dijo que la app de Convoy había liberado tiempo dedicado a intercambiar llamadas telefónicas para administrar las colectas y entregas para los 12 camiones de su compañía.

Paul dijo que se esperaba que servicios como Convoy crecieran rápidamente.

Tan sólo en Norteamérica, más de 40 compañías se han fundado en este negocio en los últimos siete años, incluyendo Uber Freight, Loadsmart y Transfix, señaló Paul. Los dos participantes más grandes en este mercado son Convoy y Uber Freight, dijo, con ingresos del 2018 estimados en 300 millones de dólares para Convoy y 500 millones para Uber.

La app telefónica de Convoy permite que los camioneros establezcan sus parámetros: dónde y cuándo quieren conducir, y la carga que llevan. Del lado de las empresas que hacen el envío, pueden hacer solicitudes y que sean compaginadas en lugar de llamar a cada chofer.

Los choferes no pueden programar una corrida hasta que su actual trabajo esté terminado. Eso es porque el clima, el tiempo de descarga y otros factores hacen que su disponibilidad precisa sea impredecible.

Las tarifas del flete típicamente fluctúan, dependiendo del destino, la urgencia, los choferes disponibles y otros factores.

Un reto es el lado personal del negocio. Las empresas que hacen envíos de carga costosa “no confiarán sus mercancías a alguien sin rostro y sin voz en una plataforma digital”, reconoció Paul.

The New York Times