• |
  • |

Por Mokoto Rich

TOKIO — En teoría, Japón tiene una de las mejores políticas de licencia por paternidad en el mundo. En la práctica, muy pocos hombres —menos de uno de cada 16— aprovechan su derecho legal, a menudo porque temen ser castigados.

Ahora, dos hombres en Japón han demandado a sus patrones, al decir que las compañías los sancionaron al descenderlos de puesto tras regresar de sus permisos por paternidad.

Sus demandas motivan un debate en el País sobre normas culturales perdurables. Las mujeres en Japón son responsables por la inmensa mayoría del cuidado infantil mientras que se espera que los hombres muestren lealtad extrema a sus patrones a costa de sus familias.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), las leyes en Japón y Corea del Sur otorgan a los padres más licencia por cuidado infantil que cualquiera de los otros países ricos del mundo.

Las leyes japonesas permiten que los padres se tomen hasta un año de licencia con goce de sueldo para cuidar de sus hijos. No obstante, el índice de participación entre los hombres en Japón es bajo, de apenas poco más del 6 por ciento, y la mayoría de esos hombres se toman menos de dos semanas.

Con una tasa de natalidad en declive y la necesidad económica de que más mujeres trabajen, Japón necesita desesperadamente que más padres ayuden en el hogar.

El Primer Ministro Shinzo Abe dijo que entendía que más hombres querían pedir licencias por paternidad. “Pero hay cierta atmósfera y entorno en las compañías o la sociedad que los hace sentir que es difícil tomarlas”, dijo.

Uno de los hombres que está demandando a sus patrones en Japón es un estadounidense que era director administrativo de ventas globales en la oficina de Mitsubishi UFJ Morgan Stanley Securities, un banco de inversiones, en Tokio. El hombre, Glen Wood, alega que fue descendido de puesto y a la larga despedido después de que se tomó un permiso por paternidad.

“Esto tiene que ver con acosar a la gente por intentar pasar tiempo con su familia y obligar a los hombres a casarse con sus compañías en lugar de su familia”, dijo Wood.

Mitsubishi UFJ Morgan Stanley ha negado haber cometido acoso por paternidad y dijo que su intención es defenderse de las acusaciones, de acuerdo con The Associated Press.

En la segunda demanda, un empleado del fabricante de tenis Asics alega que había sido sometido a acoso y que fue descendido de puesto después de tomarse una licencia por paternidad.

De acuerdo con su querella legal, el hombre, de 38 años, quien solicitó anonimato debido a que teme que él y su familia sean atacados en las redes sociales, fue descendido de puesto y fue objeto de un recorte salarial después de que regresó a trabajar tras tomarse un permiso por paternidad de poco más de un año por el nacimiento de su hijo en el 2015.

En un comunicado, Asics dijo que las acusaciones van “en contra de los hechos” y que lamentaba no haber llegado a un acuerdo con su empleado.

Yoshitatsu Imaizumi, el abogado de Wood, dijo que espera que los casos puedan allanar el camino para otros padres.

“En Japón, hay muchas leyes positivas en papel”, dijo Imaizumi. “Pero el problema es que pocos trabajadores ejercen sus derechos bajo la ley. Necesitamos que algunas personas valientes ejerzan sus derechos y se alcen en la sociedad”.

The New York Times