• |
  • |

Por Alexandra Stevenson y Raymond Zhong

BEIJING — Cosas que les quitan el sueño a los líderes de China: una economía en vías de estancarse, una guerra comercial dolorosa y cerdos.

Específicamente, una falta de cerdos que rápidamente se está convirtiendo en una crisis nacional. El precio de la carne de puerco tiene meses de estar aumentando y ahora es casi 50 por ciento más alto que hace un año, mostraron datos recientes. Los consumidores están frustrados y los funcionarios están expresando alarma al tiempo que luchan contra el brote de una enfermedad que está devastando a la población porcina del País.

Por lo menos tres Gobiernos locales han echado mano de las reservas estratégicas de carne de puerco del País para asegurar que los consumidores puedan seguir comiéndola. Aún así, los consumidores se están resintiendo mucho en una época en que las cuentas de abarrotes ya están aumentando debido a la guerra comercial con Estados Unidos. Los costos de los alimentos en China se elevaron 10 por ciento en el último año, un incremento exacerbado por las tensiones que han resultado en altos aranceles a los productos agrícolas y el alimento para animales de Estados Unidos.

China ha declarado públicamente que la guerra comercial con EU no afectará su suministro de puerco. Pero con los aranceles más recientes, que entraron en vigor el 1 de septiembre, China ahora impone impuestos adicionales a productos estadounidenses, incluyendo soya, puerco, mariscos y petróleo.

Durante más de un año, China ha batallado para controlar una epidemia de fiebre porcina africana, una enfermedad altamente contagiosa que es inofensiva para los humanos, pero mata a prácticamente todo cerdo al que infecta. Se han reportado casos en todas las provincias del País, y el mal ya ha cruzado a Vietnam. Mongolia y Corea del Norte.

Las autoridades han tomado pasos para detener la propagación de la enfermedad, incluyendo el sacrificio de 1.2 millones de cerdos, pero los estándares de seguridad e higiene han sido difíciles de imponer en las millones de granjas de patio trasero donde se cría a la mayoría de los cerdos de China. Los granjeros y observadores de la industria dicen que un gran número de casos de fiebre porcina africana no son reportados y que muchos cerdos infectados terminan vendidos al mercado.

Mientras el País trabaja para reponer la existencia de cerdos de China, también está propagando un nuevo mensaje enfatizando las virtudes de no consumir tanta carne de cerdo. Un periódico del Partido Comunista recientemente publicó un artículo en primera plana con el encabezado, “Es mejor comer menos puerco”.

“Independientemente de que la carne de puerco sea cara o no, todo mundo debería mejorar su dieta para comer un poco menos de puerco y un poco más de carne blanca”, decía el artículo.

The New York Times