Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Estimada compañera, leí tu artículo titulado “Alianza con Montealegre o alianza con Sandino”. Me sorprende la actitud que desarrollaste en él, presiento es correcta. Considero que la mayoría de tus aseveraciones no están lejanas de la realidad, en el sentido de que el MRS ha pasado a ser un agente de desunión del sandinismo.

Mi primera actividad política la llevé a cabo a los 16 años, precisamente, cuando el MRS nacía y el escritor Mercado era candidato. Allá en León, a mi corta edad me gané el respeto de los dirigentes del barrio (de la época); buscando como proponer algo. Porque uno piensa, “Renovador”, aquí viene algo nuevo.

Recuerdo cuando Mercado y su vice (Leonel) llegaron a recorrer las calles de León, fotografié mentalmente aquella caminata. Además de ser dirigente, también fui fiscal MRS, ese año. Recuerdo que me tocó compartir el almuerzo que me llevó mi mamá con el fiscal de la Resistencia, un señor entrado en los sesenta, que estaba racionando unas tortillas y unas cuajadas. Para serte sincero, no voté por el MRS.

Ya en la UCA, en los primeros años, ya mostraba una simpatía política por el FSLN, muy difícil de disuadir. Uno intenta comprender, y no a manera de justificar o condenar, sino a nivel de estrategias; unas malas, otras buenas. “Parodiando a Fidel Castro sostengo que los sandinistas, en estas circunstancias, no debemos preguntarnos dónde y con quién podemos de manera oportunista “ganar más”, sino preguntarnos de qué lado está nuestro deber”, después de leer estas líneas tuyas, siento que, obviamente, los sandinistas, de los Movimientos sandinistas --resultantes de la democracia-; deberían estar incrustados en el FSLN, de manera cuasi - radical. Pero los EGOS son grandes; como un divorcio matrimonial desgastado.

Pero en eso vos nada tenés que ver; igual yo, o los jóvenes sandinistas de este país, cuyas actitudes nos llevan a intentar concebir la Unidad Sandinista; sabemos que ese pleito es viejo y que entre ellos –de manera personal- se arreglen. Como vos decís, la actitud del MRS es antisandinista, o antidanielistas; igual, no abona nada. Cómo es posible --que un día después de tu humilde opinión--, salga la escritora Gioconda Belli refutándolos a ustedes, diciendo: “Es una posición altanera, que no toma en cuenta más que verbalmente el
sufrimiento cotidiano de la gente, y que está dispuesta a sacrificar lo que sea en función de una supuesta utopía que nadie sabe definir con certeza”.

Otra vez, la palabra Utopía y Altanería. Augusta, esta gente fue joven como vos, y fueron más altaneros y utópicos que nosotros. Nosotros no fuimos a la guerra, fuimos a la Universidad, y somos profesionales; de esos rifi - rafa, de los líderes encontrados del sandinismo, son otros cien pesos a parte; tu posición es responsable. Mientras he escrito artículos, opinando de todo, cuando --incluso en la Asamblea fungía como colaborador de prensa de la bancada sandinista, y me firmaba como tal, de nadie llegué a recibir, siquiera un correo, de algún compañero sandinista que me viera como utópico y altanero; cuando mis escritos sí han sido altaneros y utópicos - pragmáticos, cristianos revolucionarios y hasta desordenados (Siempre con un fin).

El sabor de tu artículo, que me queda, ha sido, la necesidad de la Unión de la familia sandinista. Estamos ante circunstancias favorables, no sólo por la ayuda Venezolana o el realce de la izquierda internacional; sino por construir la Revolución del Milenio. Y ése es el miedo que motiva a la derecha a medio unirse, cuya casa política está construida de paja y no de concreto. “¿Utopía?”; y si es así, ¿qué?, acaso no tenés derecho, como tuvieron estos miembros intelectuales, que sobre utopía montaron sus obras, que ahora se venden en Europa. Es más, gracias a seguir creyendo en esas Utopías, me consta, que muchos pudimos asistir a la Universidad. Con lo que valen las carreras en la UCA ahora --y que seguro vos sí costeaste--, nunca hubiera podido –yo-- cursar ni el primer año. Mucho menos escribir estas anotaciones “altaneras”. Los sandinistas no son como los Montealegres, ni Alemanes, ni Quiñonazos; que les vale todo, que le deben a Canal 12 y todas esas cosas, que ni siquiera es el FSLN el que los pone al descubierto; así, igual, personeros de MRS lo que quieren es ir contra el matrimonio presidencial de manera personal; y eso es básicamente. Es personal más que político, porque si fuera político, desde hace lunas ya estuviéramos en Alianza. Ahora te digo, no es lo mismo una bandera color mandarina, o amarrilla (Color de la Iglesia); que la Roja y Negra, de Patria libre o
morir.

Una bandera que le duele a muchos y a otros realza. Para terminar, fijate que en una sesión del Pueblo Presidente estaban unos jóvenes constructores de la juventud sandinista que hacen escuelas para el pueblo; y te digo, me gustaría saber cuáles son las propuestas prácticas de ustedes. Y si vieras que los muchachos prepararon una consigna que seguramente te hubiese emancipado bastante.


Saludos, y post-data: No te dejés.


ocioversátil@gmail.com