Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Así se llama la ley presentada por el Ejecutivo ante la Asamblea Nacional para su discusión y aprobación.

Dicha ley tiene por objetivo “garantizar el adecuado, eficiente y responsable acceso a los servicios públicos, estableciendo los procedimientos y sanciones a aplicar ante las infracciones en el acceso a estos servicios, así como coadyuvar en el respeto a la propiedad sobre los bienes necesarios para su distribución”. Solo de entrada se olvidaron los españoles que proyectaron la ley o los Malinches en los cuales delegaron que la misma también debe ser para “la distribución responsable del servicio público de energía”.

Estamos ante una ley inicua. El artículo 19 del proyecto de ley establece que cuando exista interrupción del servicio sin causa justificada por parte de la Distribuidora por supuesta falta de pago, si el usuario probase que su recibo ya estaba cancelado, el servicio será reestablecido sin cobro por la reconexión y el usuario podrá demandar por daños y perjuicios a la Distribuidora.

Se imaginan ustedes que a la dueña de la pulpería le cortan la energía; y le toma una semana probar que ya había cancelado y que los daños y perjuicios que le causó la Distribuidora los va ir a demandar en la vía ordinaria en un juicio de tres a cuatro años . Es como que no le hubieren otorgado ningún derecho. Lo justo y razonable es que la Distribuidora pague una multa a favor del usuario igual al valor del último recibo mensual de energía por el número de días que injusta e ilegalmente estuvo sin energía. Entonces los usuarios serán tratados como Dios manda.

Según Santo Tomas, en la Summa Theologica (I-II, q 93, a3.ad 2um) “Cuando una ley está en contraste con la razón, se le denomina ley inicua” Si la misma va en contra de la razón, no puede ser ley y entonces se convierte en ley corrupta.

En el artículo 1 de la ley declaran la misma como ley de interés social, pero de su lectura se desprende que los españoles o los malinches que plasmaron sus conceptos en la misma lo que hicieron fue pensar en los intereses de las Distribuidoras y no en el pueblo. De interés social es todo lo que se hace desde el ámbito gubernamental o privado, en aras de mejorar las condiciones de un determinado grupo de la sociedad de los económicamente más vulnerables. Con esta ley no mejoran en nada a ningún grupo social más que la bolsa de las Distribuidoras, sin nada a cambio para el consumidor.

En el presente proyecto de ley, el Pueblo Presidente queda autorizado a sustraer (hurtar) energía siempre que su consumo sea menor a 500 kilowatts mensuales y únicamente es sujeto de multas. Son sujetos de sanciones penales únicamente los que sustraigan (hurten) energía y su consumo en KWH sea mayor a la cantidad mencionada anteriormente.

Con el pensar de estos asesores malinches y españoles de las Distribuidoras no me extrañaría una reforma al Código Penal que diga “ las sanciones penales para hurto y robo no serán aplicadas a las personas que cometan esos delitos siempre que sus ingresos mensuales sean menores a cinco mil córdobas.” Decía mi padre (Guillermo Areas Rojas), no sé si producción suya o de algún tratadista, que, inicua es la ley que a todos igual no es.

Según los apóstoles Pedro y Juan “entre las actividades aleatorias de la humanidad está la constitución a su arbitrio de los estados y las naciones y, por tanto, las leyes que éstos promulguen pueden resultar erróneas e inclusive inicuas”

El presente proyecto de ley convierte a las Distribuidoras de energía y servicios públicos en jueces y partes. Además de ser inicua, también es errónea, injusta, inequitativa e inconstitucional, pues viola el principio a la igualdad, el principio al derecho de defensa, al debido proceso, el principio de seguridad jurídica, derechos humanos contenidos en la Declaración de Derechos Humanos de la OEA, se lleva por delante la Ley de Defensa de los Consumidores etc., etc. Es un proyecto que de ser promulgado como ley será fácilmente recurrible de amparo por inconstitucionalidad.

Es importante preocuparse por lo que dicen Eduardo, Arnoldo, Mundo, Daniel, Doña Rosario, Jamileth, Eliseo y Eliseito, los anhelos y enormes actividades de las supuestas fuerzas democráticas del país por unirse etc., etc., y alabar la dedicación de nuestros medios a reportar e investigar el acaecer político de la nación, pero hasta el día de hoy no he conocido investigación alguna, de ningún medio, acerca de los pro y contra de este proyecto de Ley de Protección a la Explotación del Usuario de parte de las Distribuidoras de Energía
Eléctrica y de cómo la misma va contra el Estado de derecho. ¿Será que temen no manejar las cuentas publicitarias de las Distribuidoras?
Estoy en contra del robo de energía por parte del consumidor, también estoy en contra de la explotación económica y de la dignidad del pueblo que puedan efectuar las Distribuidoras de energía creyendo que aun estamos de espejos, cuentas de vidrios o de Encomiendas.

Que el Señor ilumine a la Comisión Jurídica y de Justicia de la Asamblea Nacional para que emita un dictamen de mayoría negativo a dicho proyecto de ley, hasta que la misma no sea presentada respetando los derechos que nos otorga nuestra Constitución Política, los principios generales del derecho y las leyes en general.


*Abogado y Notario Público
gareas@cablenet.com.ni