•  |
  •  |

No hay duda que el petróleo como materia prima es un producto que algún dia se va a agotar o como lo llaman los expertos en la materia, es un producto”no renovable”.- Pero a pesar de todas las prevenciones  científicas y no científicas de que cada día se vuelve  más escaso, ningún país del mundo tiene preocupación sincera por racionalizar el uso del mismo.

Nicaragua no consume una sola gota de petróleo del Medio Oriente; nuestro suplidor hoy día se llama, más que Venezuela, el amigo solidario, cristiano y socialista de Nicaragua, señor Hugo Chávez, quien sin empacho nos rempuja el petróleo al precio internacional del mercado y no a un “precio justo”.

Por mucho cuento que nos metan nuestros diputados de que la deuda contraída por esos abastos petroleros no la pagaremos, un día será reconocida como deuda del Estado  y la tendremos que pagar. De  lo contrario cómo es que esos fondos se usan para ayuda social, subsidios, carreteras, construcciones, etc. etc. “No hay deuda que no se venza ni fecha que no se cumpla”.

Desde que el petróleo formó a pasar parte de los artículos de consumo (commodities) de la bolsa de New York y bolsas de otros países, el precio del petróleo es un precio especulativo y por eso aun cuando la guerra civil en Libia no afecta  la producción de Venezuela, los precios nos los aumentan afectando el “paisito”.

Como regla general, la especulación influye sobre la oferta y la demanda haciendo que los precios suban o bajan independiente de cuanto consumo hay y cuánta producción o cuánto petróleo hay de reserva bajo tierra.

El “trato y precio justo” que nuestro Presidente solicita en sus discursos parecen ser términos que no trascienden de los diferentes estrados de donde los solicita y se diluyen en el tiempo y en el espacio. A  nuestro  amigo Chávez no parecen importarle mucho esos conceptos de “precio justo”,”comercio justo”, o el cuento chino de los “commons”, bienes que por su naturaleza debe de ser propiedad de la humanidad. Negocio es negocio.

Dejando a un lado consideraciones políticas, económicas o retóricas bizantinas sin objetivo definido alguno, la verdad es que petróleo hay hasta para tirar para arriba.

El US Geological Service  emitió un dato en abril de 2008 de cuanto petróleo existía en el área de Dakota del Norte, Sur Dakota, Montana y parte de Canadá y la cantidad estimada fue en 503 billones de barriles. En dicha zona se ha dado el descubrimiento más grande de petróleo desde el descubrimiento en la Bahía de Prudhoe en Alaska  y se le ha denominado el BAKKEN. Ver página web http:/bakkenshale.net/bakkenshalemap.html.

Sin incluir lo anterior, mil pies bajo la superficie de las  Rocky Mountains yace la reserva más grande petróleo del mundo, la cual está considerada en 2 trillones de barriles, datos que fueron publicados en el  Stansberry Report on Line- 4/20/2006. También lo encuentra en Internet.

En informes privados internos del gobierno de los USA, de acuerdo con los hallazgos de petróleos confirmados, los USA disponen tanto como 8 veces el petróleo de Arabia Saudita,18 veces el de Iraq, 21 veces el de Kuwait, 22 veces el de Irán y 500 veces el de Yemen.

De acuerdo con James Bartis, investigador líder acerca de las reservas de petróleo de nuestros amigos gringos y publicado en el The Denver Post, estos tienen más de dos trillones de barriles sin explotar . Eso es una cantidad mayor que al resto de las reservas en el mundo el día de hoy. La gran pregunta es porque no se ha iniciado su extracción a pesar de que en el 2005 el Presidente Bush ordeno su extracción.

Lo anterior  se debe a cabildeo de los ambientalistas, quienes a su vez están siendo subsidiados por la OPEC para que promuevan campañas que no permitan la explotación de esos campos petrolíferos y de esa manera los precios no declinen. Ver pagina web,http:/usgs.gov/newsroom/article.asp?ID=1911.

Poniendo los pies en la tierra, por mucho petróleo que nos envié don Hugo a los precios actuales, debemos de manera inmediata establecer medidas obligatorias de ahorro, para que el golpe al pueblo en general sea lo menos mortal posible. Aun cuando la energía logre mantener su precio, todas las importaciones incluyendo insumos agrícolas, transporte marítimo, aéreo, etc etc subirán de precio haciendo subir los costos de nuestra producción nacional y los precios de todos los productos importados de consumo.

Ya debería estar en marcha un plan de emergencia. Sé que es duro para un gobierno imponer medidas que significan un sacrificio en el estándar de vida del pueblo y mucho más en un año de elecciones. Pero si se hace con la debida campaña publicitaria, vendiendo la idea de que son medidas que nos benefician a  mediano y largo plazo, el pueblo lo comprende  y no necesariamente habrá un costo político que pagar. El costo se pagara si no se hace nada.

gareas@cablenet.com.ni