•  |
  •  |

END abre polémica
La crisis financiera de EL NUEVO DIARIO y su posible compra por personas vinculadas con el FSLN, abrió las puertas al debate sobre el alcance y significado de los medios de comunicación. Nunca antes en la historia de Nicaragua el destino de un medio de comunicación había concitado tantas reacciones de parte de la sociedad civil, empresarios, políticos, dueños de medios y periodistas.

Alarma y consternación
Desde que se filtraron las primeras informaciones de que sería adquirido por personeros del partido en el poder, hubo voces de alarma y consternación. Consternación debido a que con su venta el país perdía una voz crítica tan necesaria en estos tiempos y de alarma ante el hecho que el FSLN al comprar uno de los dos medios escritos, incrementaba su poder mediático.

Un balde de agua caliente
La crisis económica de END también produjo asombro y sorpresa. Aún cuando días antes sus directivos habían anunciado que el diario vivía una situación precaria, nadie pensó que su magnitud era tan profunda, como para que sus acciones fuesen puestas en venta. Cuando sus dueños fueron preguntados sobre su venta, expresaron que todas las opciones de compra quedaban abiertas.
 
Desconcierto
El desconcierto ciudadano ocurrió cuando se supo que sus dueños habían abierto negociaciones con el FSLN. Las causas eran obvias. ¿Cómo explicar que un medio de comunicación que había señalado en innumerables ocasiones al gobierno, de mantener una política contraria a las libertades ciudadanas, incluyendo la libertad de expresión, fuese a ofrecerlo en venta al sector objeto de críticas?

Periodistas inconformes
Los primeros en cuestionar a los dueños del periódico por esta determinación fueron los periodistas de END. Su desasosiego obedeció a que las negociaciones estaban en marcha sin habérseles informado. Su inconformidad creció al saber que su comprador podría ser el FSLN. No podían conciliar que fuese vendido a uno de los actores políticos más criticados por este medio.

¿Medios trascienden a sus dueños?
Las reacciones de los distintos estamentos sociales, políticos, empresariales y periodísticos, abren a discusión en Nicaragua si la propiedad de un medio de comunicación, escrito, radial o televisivo, trasciende a sus dueños. El problema radica a que este tipo de discusión jamás se ha planteado, con la mediatización de las sociedades, la interrogante merece respuesta.

Peculiaridades de los medios
Una de las razones por las cuales los medios no se equiparan a ninguna otra empresa comercial, se debe a que estos ofrecen visiones y versiones de la realidad local, nacional e internacional. Su existencia está vinculada con la libertad de expresión. Contribuyen a fortalecer la democracia, además de ser los encargados de fiscalizar el comportamiento del sector público y privado.

Gobierno y economía
Los medios están vinculados con el ejercicio del poder. La bienandanza del gobierno y la marcha exitosa de la economía están orgánicamente vinculadas con su funcionamiento. A través de los medios la ciudadanía conoce y toma decisiones a favor o en contra de los planes de gobierno. Su discurso sirve a la vez para acelerar la realización de las mercancías.

Medios como contrapeso

En Nicaragua los medios sirven de contrapeso al poder político y económico. END brinda especial acogida a las demandas de las mujeres, niñez, adolescencia y juventud y sectores discapacitados. Acoge por igual los reclamos ciudadanos y de las distintas etnias. Una de sus características es que igualmente mantiene un discurso crítico frente al gobierno y demás poderes del Estado.  

Pellas al salvataje
El Grupo Pellas fue el primero en acudir al salvataje de END. En un comunicado del jueves 12 de mayo, expresaron que tenían dos años de estar en conversaciones con la familia Chamorro-García; su finalidad era inyectar recursos a este medio. A última hora la negociación con los Pellas resultó fallida, debido a que surgió una oferta económica mayor.

Ramiro Ortiz Mayorga
La salida del consorcio Pellas se debió a la oferta de compra planteada por Ramiro Ortiz Mayorga. Tanto en el caso Pellas como en el de Ortiz Mayorga, la voluntad explícita de ambos compradores estuvo encaminada a salvar a END de su crisis. Ortiz Mayorga se hizo a título personal de la mayoría de las acciones, por lo que el medio queda sujeto a sus decisiones editoriales.

Pellas se contradice
En un comunicado posterior el Grupo Pellas entró en contradicción con las afirmaciones que había planteado en su primer comunicado. Después de haber afirmado que tenían dos años de pláticas, adujo que no era de su interés “realizar inversiones en medios de comunicación ya que no es su giro de negocios”. ¿A qué se debió este cambio de discurso?

Mantendrá política informativa
Ortiz Mayorga manifestó a sus vendedores que mantendrá en la dirección del periódico a Francisco Chamorro y que no introducirá cambios en su política informativa. Cuando una empresa invierte en un medio de comunicación nadie puede dudar que lo hace porque está de acuerdo con su política informativa o porque piensa redefinirla a corto plazo. El tiempo dirá la última palabra.

Compromiso ciudadano
La manera que funcionan los medios, lleva a cualquier empresa o persona que lo obtiene, a asumir compromisos ciudadanos. Su existencia atañe a la sociedad nicaragüense en su conjunto. Cuando un medio se cierra o desaparece, todos salimos perdiendo. Sobre todo cuando se trata de medios que han demostrado especial interés en la defensa de las mayorías empobrecidas.

Igual ocurre con frecuencias
En el caso de los medios electrónicos, radio y televisión, ocurre un fenómeno similar. Las frecuencias no deben continuar entregándose de manera antojadiza y parcializada. Solo así podrá garantizarse el pluralismo informativo. Telcor no debe disponer de discrecionalidades y las radios comunitarias deben gozar de especial protección. La concentración en pocas manos atenta contra la libertad de expresión.

*Director del Observatorio de Medios-CINCO.