•  |
  •  |

A partir de 1823, los pueblos centroamericanos dieron un ejemplo respecto de la búsqueda de su propio destino, unidos para avanzar en el desarrollo socioeconómico y cultural. La federación centroamericana constituyó el instrumento fundamental y esencial para llevar adelante los objetivos propuestos.

Sin embargo, por coincidencia  histórica o simplemente por el propio destino de los centroamericanos, apareció también en 1823 la fatídica doctrina Monroe: “América para los americanos”, concepción  ideológica de la dominación capitalista-imperialista.

Desde entonces, Centroamérica ha estado desunida por la conducta entreguista de muchos hijos de casa, las guerras intestinas y los intereses norteamericanos.

No obstante, los sectores populares se han negado y rechazado el dominio de la potencia del  norte y sus aliados internos, las oligarquías y las burguesías centroamericanas. El siglo  XX fue testigo de las luchas libradas por los pueblos centroamericanos: Augusto C.  Sandino, Jacobo Arbenz, Farabundo Martí, entre otros, levantaron el pensamiento  morazánico y bolivariano en contra de la explotación y la dominación oligárquico –  extranjera. Todos estos líderes, junto a centenares de miles de centroamericanos, han  caído en combate a lo largo de la historia. No obstante, la sangre derramada no ha sido  en vano. De este sacrificio surgieron los instrumentos políticos de los sectores  populares: la URNG, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN),  el FSLN y la Revolución Popular Sandinista, los  Cinchoneros, entre otros.

El FSLN ha impulsado la unidad e integración Centroamericana, perfeccionando los instrumentos unionistas a pesar de que su origen proviene de la política de detente del movimiento revolucionario, impulsada por John Kennedy en la mal lograda alianza para el progreso.

Este impulso unionista se profundiza a partir de 2007, cuando el GRUN, gobierno del FSLN, toma el poder en Nicaragua.

El nuevo instrumento de integración es la ALBA, componente económico social, político y cultural del socialismo del siglo XXI al cual se suscribe el connotado y valiente político hondureño, Manuel Zelaya, acto por el cual fue sacado en pijamas de  su residencia, enviado a Palmerola y, después, a una de las marionetas de la tiranía  imperial Oscar Arias Sánchez. La salida de Mel trastocó y profundizó aún más, los  obstáculos para fortalecer la unidad. Sin embargo, la semilla de Mel ha germinado.

El pueblo hondureño con su sangre derramada y sus centenares de mártires, estudiantes,  docentes, dirigentes campesinos, caídos bajo las balas asesinas del ejército hondureño,  se ha ganado un lugar en la historia del combate por la emancipación de los pueblos.

Por lo tanto debe tendérsele la mano amiga y solidaria para la continuación de la lucha.  Este es el mensaje que nos da Mel Zelaya con su valiente regreso a las ergástulas del  monstruo militarote y la oligarquía explotadora.

El FSLN y el GRUN deben dar el paso adelante para el restablecimiento de las relaciones no con el hijo del golpe de Estado, pero presidente al fin, sino con el valiente  ejemplo de Mel y su pueblo. La historia no es una línea recta. Tiene sus altos y bajos  pero no se detiene. Atrás queda el pasado como un cheque cancelado.

El golpe de Estado trastocó todos los esfuerzos que se venían haciendo respecto de la integración centroamericana, deteniendo también el proceso de negociación entablado con la Unión Europea,  desde antes, torpedeado y obstaculizada por la “Suiza de América” y sus mentecatos gobernantes. De ahí que la restauración de las relaciones con Honduras de parte de los países del ALBA, debe constituir un paso más en la lucha por la unidad e identidad centroamericana. Esta restauración debe plantear nuevos  objetivos, tácticas y estrategias no sólo de los sectores populares hondureños, sino del  movimiento popular centroamericano. Aprender la lección es fundamental y necesario.  Zelaya cometió el error táctico-político de no tocar la cúpula militar facistoide  hondureña.

¿Acaso Chávez no cometió el mismo error y los milicos salieron de sus jaulas y le dieron el golpe de Estado?
 
carlosmcorea@yahoo.es