•  |
  •  |

La reincorporación de Honduras a la OEA y al SICA, y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Nicaragua y Honduras, por medio del Acuerdo de Cartagena, Colombia, entre los presidentes de Colombia, Venezuela y Honduras, dan cierta sensación de que la situación institucional de Honduras, y los organismos regionales (SICA) y hemisférico (OEA), se recompondrá y volverá a tener el dinamismo que venía manteniendo hasta antes de los acontecimientos que llevaron a una grave crisis institucional y la deposición por la fuerza del Presidente en ese momento en Honduras, Manuel Zelaya.

Retrospectiva. Dicha acción ejecutada por las Fuerzas Armadas hondureñas, de la mano de cierta clase política en contra del presidente Manuel Zelaya, fue llevada a cabo por los cambios que Zelaya deseaba implementar en su país, en contra de lo establecido en la Constitución Política, y que ya había sido denegado por la Asamblea Nacional y la Corte Suprema de Justicia, por lo que las acciones mismas de desacato de Zelaya llevaron a un desenlace que según los centroamericanos ya era algo del pasado, estaba sepultado y no volverían a revivirlo.

Las derivaciones políticas se hicieron sentir negativamente en toda la región centroamericana, que vio cómo nuevamente los avances logrados hasta ese momento, caían en el olvido y las diferencias marcarían un proceso lento, aunado esto a que correspondía en los siguientes meses la presidencia pro témpore (PPT) del SICA, a países que se han caracterizado por darle menos importancia a los temas regionales y al impulso institucional de la integración.

Honduras ha pasado ya un proceso de elecciones generales, donde salió electo Porfirio Lobo como presidente constitucional, elegido libremente por la población hondureña; sin embargo, ha sido difícil y complejo para el presidente Lobo volver a la normalidad y obtener el reconocimiento internacional a su labor en el Poder Ejecutivo, por los efectos de los acontecimientos que llevaron a la destitución de Zelaya, y la posición de algunos países y organizaciones regionales, hemisféricas e internacionales.

Pasos. Luego de un lapso de negociaciones políticas fuertes entre los hondureños y la comunidad internacional, se establecieron los pasos necesarios para la reincorporación de esa nación centroamericana al SICA, (aunque ya estaba participando tras el acuerdo entre los países miembros, menos Nicaragua) y a la OEA que se dio el 1 de junio, por medio de negociaciones a tres bandas, Colombia, Venezuela y Honduras, las cuales condujeron al Acuerdo de Cartagena, por medio del cual se sientan las bases para el regreso a Honduras del expresidente Manuel Zelaya --después de nueve meses de vacaciones de lujo en República Dominicana-- con todos los derechos y deberes de un ciudadano normal, sin tener ninguna “deuda” con la justicia hondureña…

Ahora hay que ver hacia adelante y felicitar a los mediadores en el caso, pero sobre todo al presidente Lobo, por su valiente actuación en contra de la propia justicia de su país que tiene varios casos judiciales válidos en contra de Manuel Zelaya y que quedaron automáticamente eliminados, en pro de la búsqueda de la reconciliación de su población y la reincorporación de su nación a la arena internacional. Aunque ese accionar le ha valido a Lobo, muchas recriminaciones y ataques por permitir la impunidad de Zelaya y sus allegados, hay que ver la actitud pragmática, futurista y de estadista de Lobo.

Aunque con ese pequeño paso, Honduras no saldrá de sus problemas socioeconómicos, políticos y de seguridad, las naciones centroamericanas tienen que apoyar el proceso de cambio para que termine en buen puerto.

Solo el pasar del tiempo dirá si fue una decisión correcta o incorrecta el regreso de Zelaya con impunidad incluida.

*MSc. Relaciones Internacionales y profesor universitario.