•  |
  •  |

La subutilización global de la fuerza laboral no es nada más que el total de desempleados abiertos y de desempleados equivalentes asociados con el subempleo, o sea las personas “marginadas del mercado laboral”, o que nunca han entrado a ese mercado: 636 mil personas que buscaron trabajo sin éxito en 2010, una cifra inferior a la de los subempleados visibles e invisibles más lo desempleados, o sea 1 millón 200 mil personas, que tienen problemas de empleo, a pesar que la población nicaragüense crece a un ritmo promedio anual de 1.26%.

El salario real promedio nacional ha pasado de C$ 1,671.3 córdobas en el 2006 a C$ 1,508.2 córdobas en el 2009, lo cual indica una caída del 10.1%, la tendencia en el 2010 fue el estancamiento salarial. La recuperación de la actividad económica después de la crisis de 2008 y 2009 no ha llegado a los bolsillos de los trabajadores. El promedio de las remuneraciones es en el 2011 menor al registrado en el 2007. La contención de los salarios, uno de los factores que han apoyado el control relativo de la inflación, ha ocurrido mientras la actividad de las empresas, tanto las exportadoras como las orientadas al mercado interno, han retomado el dinamismo perdido por la crisis.

Las condiciones en el mercado laboral han contribuido a moderar los aumentos salariales nominales. El nivel del ingreso promedio de los empleos que se han generado durante la recuperación de la economía es inferior al de los puestos de trabajo que se perdieron durante la fase recesiva. El salario de los educadores oscila entre los C$ 3,650 córdobas y C$ 4,000 córdobas para los docentes de primaria y de secundaria respectivamente. El salario real de los maestros representa en este momento el 57% del salario promedio nacional.

Evolución del Salario Real Nacional (2007-2010)
2007    2008    2009    2010
1,549.0    1,390.3    1,508.2    1,508.3

Fuente: Banco Central de Nicaragua, Informe Anual 2010, Nicaragua, Capítulo III, abril 2011, p. 50. Cifras en córdobas de 1994.

Los datos recientes del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE) señalan que en febrero 2011 se necesitaba C$ 9,300 córdobas para comprar una canasta básica par una familia de seis personas. Mientras que un trabajador del campo devenga un salario mínimo mensual de C$ 1,891 córdobas. La desigualdad del ingreso, puede hacer que un país sea más propenso a sufrir crisis económicas. El FMI ha encontrado en diversos estudios que el crecimiento sostenido por varios años está asociado con una más equitativa distribución del ingreso.

La economía nicaragüense logro avance en el año 2010, pero ello no quiere decir que en el país ya no existan problemas. El dinamismo de las exportaciones no se tradujo en una disminución en el proceso de concentración del ingreso, ni en una reducción significativa de la pobreza. Por ejemplo, en diciembre 2010, con un salario promedio nominal nacional se podía comprar solamente ¾ de una canasta básica de 53 productos. Entre menos acceso a la canasta básica normativa tenga una familia menos posibilidades tiene a una adecuada alimentación en la población trabajadora.

Evolución del Poder de Compra del Salario Nominal Nacional 2007-2010
Años    Costo Canasta Básica    Salario Promedio Nominal    Cuántas Canastas Básicas compra un Salario Promedio Nominal
2007    7,539.0    4,957.5    0.65
2008    8,431.1    5341.9    0.63
2009    8,430.3    6,010.3    0.71
2010    8,856.5    6,312.5    0.71

Fuente: Banco Central de Nicaragua, Informe Anual 2010, Nicaragua Capítulo III, p. 50 y Capítulo II, p. 42, abril 2010. Cifras en córdobas corrientes.

No hay ganancia sin medida que dure, en medio de la marginación masiva y la pobreza de amplias capas de la población. No habrá recuperación que valga con un mundo laboral tan sometido a la penuria y a la incuria como el que acabamos de describir. No sólo los salarios mínimos: los salarios de la mayoría de los nicaragüenses han subido muy, muy poco. Esto se siente más duro por el alza de los precios. Los aumentos de precios de artículos de primera necesidad, incluidos alimentos básicos, han sido importantes. Y no ha terminado el ascenso. Otro elemento importante es la energía, y en especial los combustibles. La autoridad que da seguimiento a los precios señaló como factor importante del índice de precios el aumento de los combustibles y de la energía eléctrica.

El precio de la canasta básica de 53 productos era, en enero de 2010, de C$ 8,391 córdobas según el Banco Central de Nicaragua. El costo del rubro de alimentos de la canasta básica era de C$ 5,037 córdobas. En febrero de 2011, el INIDE reporta que la canasta básica urbana de 53 productos alcanzó los C$ 9,300 córdobas, de esto el gasto sólo en alimentación es de C$ 5,786 córdobas para una familia de seis personas. El Banco Central de Nicaragua reporta que el ingreso promedio mensual de todos los nicaragüenses es de C$ 3,662 córdobas.

Lo que significa que los que reciben un ingreso promedio (el 50% de los trabajadores) tienen un déficit mensual de C$ 5,638 córdobas para alcanzar una canasta básica.

De acuerdo a las cifras oficiales del Banco Central de Nicaragua, en enero de 2007, el salario mínimo promedio mensual de un trabajador formal era de C$ 1,400 córdobas. Con ese pago el asalariado cubría el 45.96 por ciento del valor de la canasta básica, que para entonces estaba valorada en C$ 3,046.37 córdobas. Cuatro años después, enero 2011, el salario mínimo promedio mensual de un trabajador formal es de C$ 3,313.83 córdobas. Este ingreso cubre el 35.62 por ciento de la canasta básica que en febrero de 2011 vale C$ 9,300.68 córdobas. El obrero del campo tiene un salario mínimo de C$ 1,891.29 córdobas que cubre el 20.33 por ciento de los 53 productos de la canasta básica. Entre enero de 2007 y enero 2011, el salario mínimo se incrementó en C$ 1,913 córdobas y la canasta básica se ha encarecido en C$ 6,254.31 córdobas.

En el 79.2% de los hogares del país alguien trabaja en el sector informal (precarios y poco remunerados) aportando ingresos a la familia. El alto número de población que labora en el sector informal o subempleo, no es más que un producto de la falta de empleo formal y de la necesidad de empleo. Entre más desempleo abierto hay, más grande se hace el sector informal, lo que se traduce en mayor pobreza. El subempleo ha crecido debido a que la población está creciendo a un ritmo mayor al incremento del empleo formal.