•  |
  •  |

Al leer el artículo escrito por el señor José Morales, publicado el martes 06 de junio con el titulo “Ley contra la violencia hacia las mujeres”, me causó indignación y a la vez mucha tristeza, porque hay que reconocer que esta ley es apenas un escalón o un paso hacia la restitución de los derechos de las mujeres.

Es irónico e ilógico que usted diga que los más afectados son los hombres, si cuando una mujer es asesinada a manos de su pareja, expareja, novio,  algún familiar o desconocidos, quienes más sufren son sus hijos e hijas, madres, abuelas, hermanas, tías. Resulta fantasioso que su muestra de 20 personas consultadas sobre la ley para usted signifique un porcentaje representativo.

Pareciera que a don José Morales, su molestia no sea la aprobación de la ley sino la existencia y actuar de los organismos de mujeres que son en la mayor parte de los casos los que apoyan a las víctimas en el seguimiento de sus casos, brindándole atención psicológica, médica,  asesoría legal, etc. para que logren salir del círculo de violencia.

Jamás pero jamás se puede comparar ni cuantificar la muerte de hombres y mujeres porque las razones y circunstancias son diversas. Le pregunto José Morales: ¿Cuántos casos conoce de mujeres que hayan asesinado a sus parejas porque las abandonaron, le han sido infiel, iniciaron una nueva relación u otras razones? Le contesto, los casos son remotos. Hay que reconocer que en nuestra Nicaragua según la cultura machista los hombres dejan a las mujeres y estas se quedan solas y criando un montón de chigüines.

Tiene un concepto equivocado de amor, para usted todos los hombres aman a las mujeres, entonces porque 47 mujeres han sido asesinadas en este año según las  estadísticas de la red de mujeres contra la violencia, a manos de sus compañeros, excompañeros de vida, novio, enamorado, etc. ¿Eso es amor? Ni tuya ni mía, dice el refrán y aplicado en la mayoría de los casos de femicidio. Lo importante en su escrito es que reconoce que hay pocos que piensan igual que usted, porque en pleno siglo XXI, donde las mujeres de diferentes edades estamos luchando por la reivindicación de nuestros derechos y estamos seguras que lo lograremos. Quiero terminar recordando el lema de una campaña: Quien te quiere no te golpea, no te acosa, no te grita. Eso si es verdadero amor.

*Filóloga y Comunicadora