•  |
  •  |

La existencia del Código de la Niñez y la Adolescencia, está fundamentada en lo dispuesto en los artículos 35 y 71 de Constitución Política de Nicaragua, los cuales se refieren a la protección especial del menor ante procedimientos judiciales.
Desde que el pasado viernes 13 de mayo, cinco delincuentes menores de edad dieran muerte al estudiante de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), Evans Omar Ponce de 20 años, los ciudadanos hemos sido testigos de actos, marchas y protestas que demandan una reforma del arto 202 del Código de la Niñez y la Adolescencia, en el cual establece una pena no mayor de seis años de privación de libertad para los menores de edad que sean autores de hechos punibles.
El común denominador de estas actividades, ha sido la connotación política- partidaria que han adquirido las mismas al poco tiempo de iniciadas. Se comienza a escuchar el ruido de morteros, la alegría, la algarabía de los jóvenes participantes, todo lo contrario a lo que esperaría de un evento realizado como motivo de exigir una reforma para que la pena de cárcel a los menores de edad sea acorde a la falta cometida.
Personalmente, fui fue testigo de como finalizada una de estas actividades realizada en los semáforos de la UCA-UNI, los participantes de diferentes universidades se retiraban algunos a pie otros en buses rentados, esbozando una sonrisa en el rostro como si salían de una animada fiesta, unos cuantos usando pasamontañas y cargando mochilas llenas de morteros en lugar de libros.
Siendo testigo presencial de un hecho tan grotesco; observar como los futuros profesionales de este país se regocijan por faltar a clases y muy contentos se montan algunos en los techos de los buses y se tiraban bolsas de agua unos a los otros, no se puede evitar sentir tristeza por el futuro de esta nación.
En estos deplorables espectáculos se evidencia la manipulación de los jóvenes universitarios, a quienes se les alienta y en algunos casos se les obliga a faltar a sus aulas de clases para apoyar concentraciones políticas disfrazadas de solidaridad con un noble causa, con el objetivo del enviar el mensaje que determinada agrupación política, apoya las causas de los jóvenes en un año electoral, con el fin de ganar su simpatía y obtener su voto en los próximos comicios presidenciales.   
Por otra parte, retomando el objetivo del presente que es brindar una opinión si se requiere o no una reforma al Código, considero que en efecto es necesaria la misma, para que crímenes atroces como el perpetrado en contra del joven Ponce, los hechores del crimen tengan un castigo acorde a la falta cometida.
No obstante, antes deben analizarse las condiciones bajo las cuales fue creado el Código, y valorar como estas han cambiando, de tal manera que si se llegase a realizar una reforma responda a los requerimientos del contexto actual.
Asimismo, esta reforma de materializarse debe ir acompañada de medidas que coadyuven a la disminución de la problemática que lleva la comisión de un delito; es decir, debe trabajarse en el fortalecimiento de los núcleos familiares, además de brindar oportunidades de desarrollo de los jóvenes, combinado con una adecuada política de reinserción social, para lo cual debe destinarse una partida presupuestaria.
Finalmente, más importante que la reforma o no al Código, es que los jóvenes tomen conciencia, que no se dejen manipular por los que solo los utilizan como instrumentos políticos, y se concentren en su educación que es lo que los llevará a tener un futuro prometedor, de manera que puedan con sus conocimientos contribuir al desarrollo del país.

*Licenciado en Diplomacia y Relaciones Internacionales