•  |
  •  |

La trata de personas es uno de los desafíos más grandes que enfrentamos en materia de derechos humanos. Es un tipo de esclavitud moderna presente en todo el mundo del que no está exento ningún país. Como sostuvo el presidente Obama: “Las víctimas de la esclavitud moderna tienen muchas caras.  Son hombres y mujeres, adultos y niños privados de libertad y de su dignidad humana básica. Debemos unirnos como país y comunidad global para brindar seguridad, proteger a las víctimas y sancionar a los responsables de este delito. La lucha contra la esclavitud moderna y la trata de personas es una responsabilidad compartida”.
Nuestra misión diplomática en Nicaragua está comprometida con esta lucha. Uno de mis principales prioridades como Embajador de los Estados Unidos en Nicaragua es trabajar en conjunto con el Gobierno de Nicaragua, organizaciones internacionales y no gubernamentales para crear conciencia sobre el modo en que este delito nos afecta a todos, aumentar la asistencia a las víctimas y llevar los responsables a la justicia.  

Anualmente el Departamento de Estado elabora su Informe sobre la Trata de Personas.  Este informe se prepara por mandato del Congreso de los Estados Unidos en un intento por conocer las iniciativas individuales de los países en la lucha contra este flagelo y así poder identificar las áreas en las que se puede mejorar la cooperación bilateral.  El informe de este año reconoce ampliamente los esfuerzos significativos de Nicaragua en la lucha contra la trata de personas y felicitamos al Gobierno de Nicaragua por estos esfuerzos.  Este año, Nicaragua pasa de estar en el Nivel 2 de seguimiento (Tier 2 Watchlist) a Nivel 2 de cumplimiento de la Ley de Protección de las Víctimas de la Trata y Violencia (TPVA por sus siglas en inglés).  Durante el año 2010, Nicaragua aprobó una ley que tipifica la trata de personas y la Policía Nacional creó una unidad anti-trata para combatir con mayor efectividad este delito.

Nicaragua debe continuar en su labor de investigación y procesando todo tipo de trata;  capacitar en la identificación de traficantes para proteger a las víctimas más vulnerables y asistir de forma integral a las víctimas de trata para su reinserción en la sociedad. El gobierno nacional, las autoridades locales y varias organizaciones no gubernamentales comprometidas con la trata trabajan para establecer una red de refugios y otros servicios necesarios para asistir a la recuperación de las víctimas.

A pesar de los esfuerzos realizados, hasta hoy, este delito continúa planteándonos un enorme desafío.  Se logrará la erradicación con el trabajo en conjunto de la comunidad internacional.  El Gobierno de los Estados Unidos está comprometido.

En el año 2010, el Gobierno de los Estados Unidos financió alrededor de 140 proyectos en 70 países.  Entre esos proyectos, a Nicaragua se le otorgaron tres para  luchar contra la trata de personas y la capacitación de la Policía Nacional, el Ministerio Publico, la Fiscalía, las delegaciones departamentales del gobierno y organizaciones comunitarias.  Somos socios en esta lucha.

Aún existen muchas víctimas de la trata de personas, tanto para la explotación sexual o laboral, y algunas no conocen sus derechos. Si bien la trata de personas no es algo nuevo, la tipificación legal sí lo es y esto implica comprender como lo estipula el Protocolo de las Naciones Unidas sobre la Trata de Personas, el consentimiento de las víctimas es irrelevante cuando son forzadas o coaccionadas.  
Apoyamos las iniciativas del Gobierno de Nicaragua destinadas a mejorar la comprensión de este delito y sus acciones para investigar, procesar, condenar y castigar a los tratantes, inclusive a funcionarios públicos que pudieran ser cómplices de dicha actividad. Unidos podemos devolverles la dignidad a las víctimas de la prostitución, trabajadores domésticos maltratados, trabajadores rurales esclavizados y al trabajador textil explotado. Unidos podemos poner fin a este horrendo delito, procesando y castigando a los responsables de la trata.

*Embajador de los Estados Unidos en Nicaragua