•  |
  •  |

Delitos contra la libre competencia y los consumidores. Ese es el nombre que recibe el capítulo XIII de la Ley 641. Es muy probable que miles se pregunten ¿delitos contra los consumidores?, y es lógico, ya que en general no somos conscientes de la existencia de nuestros derechos y mucho menos que aquellos delincuentes que le roban a los consumidores, que atentan contra la libre competencia, contra nuestro plato de comida y nuestros bolsillos pueden ir a la cárcel.

Este capítulo se tipifica el delito de “fraude en la facturación”, y es que, quien en perjuicio del consumidor y por cualquier medio, altere las facturas a través del establecimiento de cantidades superiores por productos o servicios, incluya en ella (la factura) conceptos de cobros indebidos o altere los valores legales o contractualmente establecidos, o los instrumentos de medición de pesos o medidas para incrementar información con el mismo objeto o efecto; será sancionado con prisión de seis meses a dos años, y de trescientos  a quinientos días multa.

También existe una agravante para quien cometa este delito, y es cuando se trate de servicios de primera necesidad o servicios públicos. En caso de haber alteración en una factura por parte del proveedor, el castigo será de ocho meses de prisión como mínimo, y podría ser de hasta dos años con ocho meses, además de la sanción pecuniaria, es decir, los días multa.

El año pasado la RNDC retó a la empresa distribuidora del servicio de energía eléctrica (http://www.elnuevodiario.com.ni/nacionales/77987) a que se hiciese una auditoría integral que incluyera la revisión de los aparatos de medición, ya que además la normativa establece que debe hacerse cada cinco años y la última había sido en 2005, es decir, si no se hubiese planteado el reto, hubiera pasado de noche, ¿por qué? Esa es la pregunta que surgió en ese momento. Cabe mencionar que no han disminuido las denuncias en contra de la distribuidora por alta facturación (en la RNDC estas han aumentado), contrario a ello, según versiones de la distribuidora se ha mantenido el porcentaje de reclamos por facturación, sin embargo han cerrado sucursales comerciales en distintos puntos del país, están coartando a los consumidores la posibilidad de hacer valer su derecho al reclamo, menos sucursales, igual porcentaje de reclamos es igual a más reclamos.

Debido a las denuncias de los consumidores la RNDC propuso verificar los medidores durante ciclos completos de facturación, también el procedimiento de facturación, y que se normara desde la importación de equipos de medición hasta la emisión de la factura, esta propuesta fue rechazada de plano por el INE. Por ello y otras razones nos retiramos de la mesa de pláticas de planificación (Véase carta de retiro en www.rndc.org.ni). Ahora bien, según el resultado de la verificación más del 90% de los medidores están dentro del rango aceptado, es decir que miden correctamente.

Los consumidores no entendemos por qué se hizo público el resultado de la verificación  de medidores seis meses después de terminada esta. Tampoco resulta congruente que ahora sí sea planteado por parte del INE que se hará verificación del procedimiento de la facturación cuando esta propuesta de previo fue rechazada. Entonces, si se puede decir (en términos generales) que los medidores están ¨buenos¨, pero en las organizaciones defensoras de los consumidores siguen en incremento denuncias por alta facturación, y si el INE sigue recibiendo casos por este mismo concepto, yo me pregunto, ¿en dónde está el problema de la facturación? En Los medidores ¨parece¨ que no.

*Red Nacional de Defensa de los Consumidores (RNDC)
www.rndc.org.ni