•  |
  •  |

El 31 de octubre de 2011, la población mundial llegará a 7 mil millones, según pronostica la División de Población de las Naciones Unidas.  Este hito mundial suscita un reto, una oportunidad y un llamado a la acción.  Que podamos o no convivir en un planeta saludable dependerá de nuestras acciones inmediatas.  En consecuencia, hoy, en el Día Mundial de la Población, el Unfpa emprende una campaña mundial titulada 7 Mil Millones de Acciones a fin de crear un mundo más justo y sostenible.

Actualmente, cada año 78 millones de personas se agregan a la población mundial, lo cual acrecienta la demanda de recursos naturales y la presión sobre nuestro planeta.  Mientras la pobreza, la desigualdad y el creciente estrés sobre los recursos constituyen problemas de gran magnitud, el mundo está más interconectado que nunca, lo cual crea enormes posibilidades.  Por otro lado, actualmente poseemos una capacidad nueva y sin precedentes de compartir información e ideas y de involucrar a las comunidades de todo el mundo en la resolución de problemas que nos afectan a todos.

Para reducir las inequidades y mejorar los estándares de vida de las personas que viven hoy—así como para las generaciones siguientes—será necesario adoptar nuevas formas de pensamiento y entablar una cooperación mundial sin precedentes.  El momento de actuar es ahora.

Esos problemas pueden y deben ser resueltos.  Si aunamos nuestras fuerzas, podremos forjar el futuro con los jóvenes, promover los derechos de las niñas y las mujeres y salvaguardar los recursos naturales de los que todos dependemos.

Los jóvenes entre 10 y 24 años de edad, que actualmente son 1.800 millones en el mundo, pueden aportar nuevas ideas y enfoques para resolver nuestros problemas más acuciantes.  Son especialmente importantes los 600 millones de niñas adolescentes cuyas decisiones pueden cambiar nuestro mundo.  Si cada una de las niñas de hoy pudiera permanecer en la escuela, tener la cantidad de hijos que desea, y vivir libre de violencia y discriminación por motivos de género, lograríamos que desaparecieran los matrimonios en la infancia, que mejorara la salud de los niños y las familias y que las mujeres ocuparan el lugar que les corresponde en la sociedad.

La comunidad internacional está de acuerdo en cuanto a la importancia de los derechos de las niñas y las mujeres.  En 1994 se congregaron en El Cairo 179 gobiernos para celebrar la histórica Conferencia Internacional sobre la Población y Desarrollo.  Convinieron en que ampliar los medios de acción de las niñas y las mujeres es un importante adelanto hacia la eliminación de la pobreza y la estabilización del crecimiento demográfico.  La salud reproductiva y los derechos reproductivos—incluido el derecho a determinar libre y responsablemente el número y el espaciamiento de sus hijos y el momento de tenerlos, sin coacción, discriminación ni violencia—son bases fundamentales de la ampliación de los medios de acción de la mujer y del desarrollo sostenible.

Lamentablemente, aun cuando se ha proclamado el derecho a la salud sexual y reproductiva, este derecho está lejos de ser universalmente respetado.  Según se estima, en los países menos adelantados hay todavía unos 215 millones de mujeres que desean evitar o aplazar el embarazo, pero carecen de acceso a anticonceptivos modernos.  Cada día, unas 1.000 mujeres pierden la vida a causa de complicaciones del embarazo y el parto.  Esas muertes pueden prevenirse. 

Cuando se proporcione a las mujeres y las parejas información y servicios adecuados de salud reproductiva, incluidos los de planificación de la familia, podremos asegurar que cada hijo sea deseado y cada parto se realice en condiciones de seguridad.  Y podremos reducir la pobreza.

Según la proyección intermedia de la División de Población de las Naciones Unidas, la población mundial llegará a 8.000 millones para 2025, 9.000 millones para 2043 y 10.000 millones para 2083.  Pero que esas proyecciones se conviertan en realidades depende del acceso a servicios de planificación de la familia y de la vigencia de los derechos de las mujeres, los hombres y los jóvenes a efectuar sus propias opciones acerca de la procreación.

Dado que los adolescentes y los jóvenes son actualmente las personas más interconectadas, ya están transformando la sociedad, la política y la cultura. Si se lograra involucrar más activamente a las mujeres y los jóvenes, podríamos crear un futuro mejor para todas las generaciones.  En momentos en que nos aproximamos a una población mundial de 7 mil millones, cada uno de nosotros participa por igual en este importante acontecimiento.  Nuestras pequeñas acciones individuales agregadas y multiplicadas en todo el mundo, pueden conducir a un cambio exponencial.

Hoy, en el Día Mundial de la Población, le invitamos a sumarse a nuestras acciones a fin de crear un mundo más justo y sostenible.  Para participar  en este movimiento mundial, sírvase visitar  www.7billionactions.org.  Todos juntos, somos 7 mil millones de personas que contamos los unos con los otros.

*Director Ejecutivo del UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas