•  |
  •  |

He venido observando que cada vez que hay un proceso eleccionario, aparecen los obispos que pertenecen a la Jerarquía Católica a aprovechar porque creen que pueden inducir a la gente a que vote por determinado candidato y su partido.

Muchas veces me he preguntado si Jesús Cristo ha estado en alguna reunión de lo que llaman Conferencia Episcopal. Primero no creo que se vista como se visten ellos, remedando la vestimenta que tenían los escribas y fariseos, a quienes combatió.

No creo que Jesús Cristo permitiría que lo llamaran: “Su Santidad”, “Eminencia Reverendísima”, “Su Excelencia”, “Monseñor”. No creo que Jesús Cristo utilizaría: mitra, báculo, anillo, solideo, palio y cruz pectoral.

Sobre todo por aquel verso muy oportuno que dice: “En tiempo de los romanos a los ladrones los colgaban de las cruces. Y hoy, en el siglo de las luces, los ladrones cuelgan del pecho las cruces.” Sobre todo que Él vino a abolir la cruz, que era el signo de opresión de los romanos imperialistas.

Sin el menor rubor, dicen: “Hay que moralizar la sociedad. Hemos perdido los valores.”  Esto lo que significa que su actuar no ha sido el correcto. A los primeros cristianos los reconocían: “ved cómo se aman”. Poco a poco se fueron apartando del “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio:” y se han dedicado a obtener poder a través de la estructura religiosa.

A quienes le predican el Evangelio es a nosotros los pobres. Pero ellos se congracian con los poderosos y se visten como poderosos, distinguiéndose con una vestimenta arcaica, porque “no son del mundo”.

La jerarquía católica no cree en la democracia y está convencida que no es una forma de gobernar. Dios no se manifiesta a través de la democracia. ¿Nos hemos puesto a pensar alguna vez qué sucedería en la jerarquía si los Obispos fueran designados por Dios a través del voto secreto, libre de temores, de sus ovejas? ¿O los párrocos fueran electos por sus parroquianos?

Por temor a escuchar a Dios a través de los fieles seguidores es que inventaron la teocracia como forma de poder. Sólo a ellos les habla el Espíritu y parece que no oyen bien, que terminan haciendo mal las cosas.

Los que se entronizan en el poder son ustedes. Consienten a los que les rinden pleitesía, han encubierto delitos y buscan que sus protegidos pasen por encima de la ley

Todos estamos claros que envidian el liderazgo que acumuló por años el ex –Arzobispo Miguel Obando y Bravo. Y saben que lo adquirió porque se opuso al régimen de Anastasio Somoza y a las autoridades del período revolucionario.

Señores Obispos de la Jerarquía Católica de Nicaragua, inviten a Jesús Cristo a que presida alguna Conferencia Episcopal. Muéstrennos dónde está “el pueblo fiel a sus obispos”, demostrándolo en la política, en los negocios turbios, etc. Den ejemplo de cómo se puede participar y elegir autoridades democráticamente, para luego exigir a los demás cómo llevar a cabo un proceso de elección democrático.