•  |
  •  |

Es primera vez que me atrevo a escribir para ustedes, aunque conservo muchos escritos sobre situaciones que pasan día a día en nuestros país, y que voy guardando como una coleccionista de ideas. Sin embargo, esta vez no quiero que mis atrevidos pensamientos se queden adormecidos en la gaveta de mi mesa de noche, sino que quiero compartirlos con todos los lectores de este prestigioso medio.

He seguido de cerca cada uno de las publicaciones donde expertos y no tan expertos opinan sobre si Doña Aminta debe continuar o no al frente de la Policía Nacional, después de que el Presidente anunciara ligeramente la posibilidad de que permanezca en su cargo.

Esta noticia también ha sido objeto de comentarios en los mercados y en el gremio de los taxistas, de quienes he escuchado, en su mayoría, opiniones positivas de que Doña Aminta se quede.

Sin embargo, hay quienes aducen ilegalidad, porque la ley dice que debe estar por un período de cinco años. Otros dicen que no es ilegal porque la misma ley no limita al Presidente a hacerlo, y es más, aseguran que le corresponde a él decidir a quién nombrar.

Hay unos que dicen que está bien que lo hagan por la eficiencia que ha mostrado Doña Aminta, hay quienes dicen que también los otros del mando superior podrían continuar con esa responsabilidad.

Yo, como ciudadana, maestra de generaciones y jubilada, e interesada en todos los temas que afectan a mi país, tengo cinco razones sencillas por las que considero que la jefa de la Policía debe continuar al frente de la institución.

Primero, si la Ley no impide tácitamente al Presidente, no veo cuál es el problema de que lo haga. Si no me equivoco hubo otro jefe que estuvo casi 10 años, y si eso le hizo bien a la Policía en ese momento, por qué no vamos a aceptar que se quede Doña Aminta, si ella está haciendo las cosas bien ahora. Además, queramos o no, el Presidente es quien debe decidir.

Segundo, Doña Aminta ha mostrado beligerancia, humanismo y goza de una credibilidad nacional e internacional como muy pocas personas la tienen, y que es difícil alcanzarla si se está al frente de una institución tan compleja como la Policía.

Entonces, qué mejor que tener a alguien con las cualidades de ella para que nos proteja y pueda tener la lucidez necesaria para saber qué hacer en esos momentos tan complejos.

Tercero, para todos son conocidos los extraordinarios resultados que hay en el enfrentamiento al narcotráfico, es cierto que no somos el Edén del mundo, pero tampoco somos lo peor, y eso se debe en gran medida a la sabiduría, rectitud y liderazgo de Doña Aminta, que ha dicho a grito partido que no le tiene miedo al crimen organizado. Yo nunca había visto a un jefe que se pusiera al frente de todas sus tropas para decir y demostrar que no tiene miedo, a pesar de que ya la habían amenazado. Eso es símbolo de confianza y valentía de esta señora que muy bien nos representa a los nicaragüenses.

Cuarto, que otros lo pueden hacer bien, es cierto, seguramente lo están haciendo bien con ella al frente, porque forman un equipo de trabajo, pero si ella lo está haciendo muy bien, a como lo han dicho mucha gente en los medios de comunicación, por qué quitarla, por qué arriesgarnos poniendo  a otro, si ella tiene, gracias a Dios, la salud, la fortaleza y simpatía que se requiere para estar al frente de la institución.

Quinto, hace poco escuché en la tele a Doña Aminta que decía que debíamos trabajar todos unidos, a propósito del nuevo local que ahora van a tener los muchachos que estuvieron en pandillas, entonces si esta jefa policial en vez de ser arrogante y meterse en su cuartel nos está invitando a trabajar a la par de ella y de todos los policías para mejorar no sólo la seguridad, sino otros problemas que tenemos, qué más podemos pedir?, seguramente por eso el embajador español dijo un día de estos que teníamos una jefa policial de lujo, algo que parece que a algunos les cuesta reconocer o aceptar.

No creo, bajo ningún punto de vista que el Presidente se esté equivocando con esta decisión; Doña Aminta ha hecho un buen trabajo y debe continuar, para mejorarlo, para garantizarnos más estabilidad, para convencernos a todos de que debemos trabajar por la seguridad, sobre todo ahora que vienen las elecciones y que andan muchos cabecitas calientes queriendo alborotar la cosa, por eso digo sencillamente que es bueno que Doña Aminta continúe en la Policía Nacional.

*Profesora de Español jubilada