•  |
  •  |

¿Quiénes no conocieron los tanques T-55, que se enmascaraban por todo el país para tratar de hacerle frente a la posible invasión norteamericana en los 80? Recuerdo que en muchos lugares a pesar de su camuflaje a veces los niños curiosos se subían a jugar admirados del tamaño  del tal arma de guerra. ¿Y quién no conoció los equipos MB-21  conocidos popularmente como “Katiuchskas” por los 40  cohetes reactivos que  este puede disparar a larga distancia con una máxima precisión y con una enorme capacidad de destrucción?  ¿O los famosos jeeps marca UAZ y  las  AKs-47 con sus balas trazadoras?  En tiempo de los 80 todos preferíamos andar con un AK-47 de culatín plegable y cargador de baquelita. Pero además del buen porte militar sabíamos que las AKs de fabricación soviéticas eran mucho mejor que las producidas en China. Decíamos que estas últimas sonaban a lata vieja.

Como olvidar, si junto a la disposición combativa del pueblo por defender la revolución estos equipos  sirvieron de disuasión a cualquier aventura de la administración de Reagan o Bush padre. Por lo menos la pensaron. Tal  armamento así como muchos de otro tipo entregó la URSS en calidad de asistencia militar. Nicaragua estaba en guerra y el proceso revolucionario debía defenderse.

Las diferentes administraciones norteamericanas vieron siempre este grado de relación como una amenaza a sus intereses hemisféricos. El avance del comunismo en su patio trasero era inminente y se debía detener  al oso soviético y a sus satélites. Gracias a Dios esto es asunto del pasado. Lo importante fue tener en un tiempo tan difícil para la soberanía nacional a un aliado estratégico que nos asistiera en equipo militar para nosotros poder defenderla.

Hoy los tiempos han cambiado. Aparentemente la Guerra Fría no existe y el oso ruso a pesar de su actuación contra Georgia en 2008, por defender a Abjasia y  a Osetia del Sur, no se le ve como una amenaza global como lo representó la URSS en ese periodo de la historia de las relaciones internacionales. Al contrario, la estrategia de las elites monopólicas occidentales es integrar más a la elite Rusa y alejarla de países como los nuestros.

Lo bueno es que las relaciones de amistad, respeto, solidaridad entre Nicaragua y la Federación Rusa, que jurídicamente repuso a la Unión Soviética en el plano internacional han tomado un mayor nivel de cooperación, asistencia y de beneficio mutuo en materia de inversión a partir de la llegada al poder del FSLN en el país.

Hace no más de dos meses el embajador ruso en el país, Sr. Igor Kondrachev, anunciaba casi 30 millones de dólares en asistencia no reembolsable para la prevención y mitigación de desastres naturales. Ayer anunciaron la entrega de 250 buses más, después de los 130 que ya habían entrado al país. Total: 380 buses. Además de los 500 carros marca Lada que ya están integrándose a  la flota de taxis, y vendrán otros 500 más.  Lo mejor del asunto es que no todo se queda ahí. El Presidente de la República anunció la colocación de la primera piedra de un hospital completo  y la donación de 100 mil toneladas de trigo para Nicaragua,  (Nicaragua importa alrededor de 120 mil toneladas de trigo anual para el consumo del pan) con un valor de más de 35 millones de dólares.

Los nicaragüenses agradecidos y necesitados saben qué tan importante es recibir ayuda de manos amigas extranjeras,  sin chantaje ni presión política alguna. Tampoco cabe la menor duda de que habrá otros que lleguen a criticar hasta la calidad de los buses, los carros, el trigo y  pan tipo europeo que se pueda consumir y llegarán hasta decir que el pan inflado que consumimos es mejor.

Chocará la razón del estado (reflejada en esta la voluntad política del gobierno de asegurar transporte moderno, de calidad con un precio subsidiado en tiempos de crisis energética internacional;  de garantizar el pan en cada mesa de los nicaragüenses a un bajo precio en tiempos de crisis alimenticia internacional) con la  razón del mercado y con la envidia de la oposición y por no tener este tipo de aliados estratégicos históricos. Al final prevalecerá la razón del gobierno por el bien común y la práctica de ayuda desinteresada de los verdaderos amigos rusos.

Aquí es necesario subrayar que el gobierno de la Federación Rusa había decretado una suspensión a la exportación de granos en el país a raíz de los enormes incendios que arrasaron con la cosecha hace ya dos años atrás. Sin embargo han dado, luz verde a la donación del trigo al pueblo de Nicaragua.

Esto es muy importante recordarlo, ya que muchos países de Europa han venido retirando su cooperación de muchos países del hemisferio y que por sus propios intereses la están reubicando en zonas geopolíticas más cercanas. Todo esto tiene que ver con el  avance de  la derecha y la ultraderecha que ha ganado espacios gubernamentales en diversos países y que generan adversidad  a las relaciones simétricas, de mutuo respeto y solidaridad entre las naciones y que tiende a profundizarse con la demostración del asesinato en masa ocurrido unos días atrás en Noruega donde muchos opinan que ese acto es una muestra de repudio xenofóbico ante la presencia en el país de tantos árabes y extranjeros sin que el estado Noruego lo impida.

No me cabe la menor duda de que la cooperación proveniente de Rusia continuara lloviendo a cántaros  en tiempo de paz, de voluntad del pueblo por prosperar y salir adelante. Por eso a Dios, al gobierno sandinista  por el manejo de una coherente política exterior muchas gracias en español y a los amigos rusos en todos sus niveles  ¡большое вам  спасибо друзья! (Muchas gracias amigos)

*Presidente Honorífico de la Asociación Nicaragüense de Egresados en la URSS
ANPROGEUS.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

*CLAV*E1: DALE ME