•  |
  •  |

Queremos transmitir el sentimiento de muchas de las lectoras de la columna, Hablemos de Abuso Sexual, pero además queremos expresar la posición del MCAS ante la injusticia del Poder Judicial en los casos de         violencia sexual en Nicaragua … “En estos días leía el periódico y me encontré una vez más con una extensa página que se refería al caso en Masatepe de una niña de 11 años que fue abusada por su padrastro, Francisco Méndez Ampié, pero como en muchos otros casos, este violador está libre y es más se fue a Costa Rica habiendo tenido la oportunidad las autoridades de meterlo a la cárcel, ¿pero qué paso?. Éste también tuvo la suerte que una “jueza” del distrito penal de audiencia, Gladis González, y un “fiscal”, Erick Saldaña, actuaron a favor del violador y lo dejaron libre, por supuesto, donde deberá estar violando a otros niños/as. Me pregunto: ¿Será  que este fiscal y esta jueza no tienen hijos(as), hermanos(as) familiares que en un momento pudieran ser abusados o violados?

Yo invito por medio de este Movimiento a que nos unamos y seamos más fuertes y denunciemos a estos cómplices y exijamos que los dos sean destituidos por esta barbarie. Éste es mi sentimiento porque no podemos dejar que seres tan inescrupulosos como estos tengan la ley en sus manos...que se den cuente que ellos tienen un salario por los impuestos que paga el pueblo pero es para que actúen con justicia, y esto da “vergüenza”.

El Movimiento contra el Abuso Sexual ante la impunidad que viven las miles de niñas y  niños frente al abuso sexual y a partir de la resolución aprobada el 22 de julio por la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua, a favor de Farinton Reyes por el delito de violación, emitió un pronunciamiento donde considera que sentencia como ésta violenta los derechos humanos de las mujeres, niñas/os y adolescentes, reafirma la falta de acceso a la justicia en delitos de abuso sexual cuando los hombres hayan consumido alcohol.

La realidad es que preocupa una sentencia de este tipo porque sienta un precedente al  ser emitido por la máxima autoridad de justicia de nuestro país. ¿Qué podemos esperar ahora? Primero, que los abogados utilicen los mismos argumentos para defender a los abusadores sexuales y que cada vez haya más mujeres y niñas que renuncien a la denuncia por miedo a ser objeto de la burla y humillación que tienen que soportar.

Segundo, que después de pasar por todo el proceso que dura meses y a veces hasta años tengan que ver al abusador salir libre porque se le encontró justificaciones como la que ahora dieron a Farinton, fuera del marco de los derechos humanos.

La realidad es que el consumo del alcohol no justifica ningún acto de violencia. Decir esto para aplicar la justicia solo reafirma los mitos que la sociedad ha sostenido por años para justificar la violencia hacia las niñas  las mujeres; “él estaba borracho y no sabía lo que hacía”. El abuso sexual se basa en el ejercicio del poder de dominio. El hombre que abusa de una mujer, una niña o una adolescente no lo hace por el placer del sexo sino porque le complace ver a las personas bajo su poder.

El Código Penal de Nicaragua no registra ningún tipo de atenuante por consumo de alcohol, por tanto no  puede ser argumento para disminuir la responsabilidad de quien  ha cometido un delito.

El término “víctima colaboradora” no existe en nuestro Código Penal, y por el contrario  culpabiliza a las mujeres, niñas/os y adolescentes y se exime de su responsabilidad al victimario, generando mayor silencio en las personas que viven abuso sexual.

Es responsabilidad del Estado Nicaragüense y de la Corte Suprema de Justicia lo que  suceda con las mujeres y niñas que son víctimas de violación y abuso sexual, por sentar un precedente jurídico que tendrá repercusiones negativas en el acceso a la justicia, porque este tipo de sentencias marca un retroceso en la atención integral a la problemática de la violencia sexual y contradice todas las convenciones y tratados internacionales sobre derechos humanos firmados por el Estado nicaragüense.

El Movimiento contra el Abuso Sexual exige que la Corte Suprema de Justicia revoque  la sentencia donde se disminuye la pena a Farinton Reyes, porque este precedente genera mayor impunidad en los delitos sexuales.
Exige a los magistrados/as de la Corte Suprema de Justicia que asuman una actitud ética y que no continúen colocando a niñas/os y adolescentes en mayor riesgo de vivir abuso sexual. Y a las procuradoras de la mujer, de la niñez y adolescencia, se les hace un llamado a que demanden a la Corte Suprema de Justicia la aplicación efectiva de la ley.

El Movimiento contra el Abuso Sexual une su voz a la lucha por los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes, y llama a la ciudanía a no quedarse callada, a denunciar los delitos sexuales y demandar la aplicación efectiva de la ley.

¡Todas las Voces y Todas las Voluntades contra el abuso sexual!
Movimiento contra el abuso sexual
hablemosde.abusosexual@gmail.com