•  |
  •  |

1-La lucha del pueblo nicaragüense por su independencia, libertad, igualdad y justicia  en sus  dos últimos siglos (1811-2011) ha tenido como expresiones destacadas, como hitos,  los movimientos pre-independentistas de 1811-1812, la lucha de Cleto Ordóñez en el inicio del periodo post independencia contra la oligarquía granadina, con la consigna Abajo los Dones y el establecimiento de un efímero gobierno popular, la lucha por la soberanía e integridad territorial contra los filibusteros de 1855 a 1857, la guerra de las comunidades en Matagalpa contra el naciente capitalismo agrario en 1881, la lucha de las primeras organizaciones mutualistas e fines del siglo XIX e inicios del siglo XX, la resistencia patriótica de Benjamín contra la intervención del imperialismo estadounidense en 1812; cumbre de esas luchas patrióticas y populares lo constituye la gesta patriótica y libertaria del General de Hombres Libres Augusto C.Sandino y su Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua (Edsnn), Sandino resumirá y llevará a su máxima expresión la lucha de liberación nacional, que por ser antiimperialista y de liberación social,  tendrá un carácter revolucionario.

2-El FSLN en su proceso de formación iniciado en julio de 1961 (en este julio 2011 se cumplen 50 años) retomará y le dará continuidad al legado de Sandino, su vocación patriótica y social, de redención de los oprimidos, su estrategia de guerra de liberación nacional, su mística y espiritualidad. Igualmente el FSLN retomará y llevará -a un estadío superior- las luchas populares y de lucha guerrillera de 1934 a 1960, incluida las tradiciones de izquierda expresada en el PTN de 1931 a 1939 y del Partido Socialista formado en 1944
Por eso en el balance histórico de aportes del FSLN en sus 50 años  de existencia se destacan:

3-Las profundas raíces nacionales del sandinismo sintetizando y llevando a su máxima expresión las luchas populares, patrióticas y de transformación social; el FSLN como fuerza revolucionaria nacional tendrá su fuente de inspiración y desarrollo en las realidades nacionales y sociales del pueblo nicaragüense, alimentándose de las mejores tradiciones revolucionarias de Marx, Lenin, Gramsci, de las teorías, pensadores y luchadores revolucionarios del tercer mundo, de las experiencias socialistas de la segunda mitad del siglo XX, aplicándolas de manera creativa y pertinente a las realidades nacionales. La ideología sandinista tiene diversas fuentes de conformación comenzando por la tradición revolucionaria nacional pero alimentándose creativamente de las ideas y experiencias socialistas, de las tradiciones revolucionarias de liberación nacional, del cristianismo revolucionario y de otras experiencias progresistas.

4-Por eso, el FSLN desarrolló un modelo muy creativo de transformación democrática-popular y de liberación nacional, que en los años 80 se denominó de economía mixta, en el pluralismo político y no alineamiento, y que hoy se denomina como un modelo cristiano, socialista y solidario, que le da continuidad a esa creativa tradición revolucionaria del FSLN, que ha sido y es un referente para el movimiento revolucionario internacional. Esa tradición unida a la mística y la consecuencia de su accionar, la legitimidad ganada en la lucha junto al pueblo, lo convirtieron en su conductor,  en un intenso  y heroico accionar revolucionario de 1961 a 1979.

5-El FSLN encabezó la lucha popular y democrática para derrocar y acabar con  45 años de dictadura en Nicaragua y hacer triunfar  la Revolución Popular Sandinista.

6-Por primera vez a partir de 1979–a través del FSLN- se estableció un gobierno de carácter popular. Los sectores sociales excluidos históricamente alcanzaron un espacio social y político protagónico como nunca antes en la historia nacional. El FSLN desde ese momento ha contribuido decisivamente a democratizar el poder, la economía y la cultura. Fue la revolución sandinista la que dignificó y sigue dignificando a la nación nicaragüense y a los nicaragüenses, la que defendió y sigue defendiendo de manera consecuente la independencia y la soberanía de Nicaragua.

Como parte de la vocación democrática, el FSLN defendió,  hizo uso y sigue haciendo uso del derecho internacional en sus relaciones internacionales, para las causas justas de la humanidad y de la nación nicaragüense, como la que se dio y se sigue dando en La Haya, para alejar la guerra como en 1986 y para  defender la integridad territorial de Nicaragua en la actualidad.

Es igualmente innegable su vocación de paz, como la que demostró para acercar el fin de la guerra y la desmovilización de la Contra, en el marco de los Acuerdos  de Paz de Esquipulas de 1987 a 1990, e iniciar una nueva era de paz para Nicaragua y Centroamérica, como la que hoy vivimos.

7- En 1990, el FSLN garantizó por primera vez en la historia nacional, que la transición de un régimen político a otro se hiciera por la  vía pacífica y democrática. Antes –en toda la historia post-independencia de 1821 a 1979- había sido por la vía de la guerra o el golpe de Estado.

8-Desde los años 90, el FSLN como partido defendió las conquistas sociales y políticas alcanzadas por el pueblo en los años 80,  apoyó y encabezó las causas y las luchas populares frente a las políticas neo-liberales pauperizadoras y desnacionalizadoras,  ha sido y es la garantía de la democracia integral  en Nicaragua.

9-A partir de 2007 el FSLN recupera el gobierno Nacional por la vía electoral, dándole continuidad a la revolución, restableciendo los derechos sociales perdidos, desarrollando la economía nacional con inclusión social y empoderando al pueblo en la ruta hacia una nueva Nicaragua.

10- El  FSLN es un Frente cohesionado política e ideológicamente, que se conforma y alimenta de todos los sectores sociales, que tiene una hegemonía importante en diversos frentes de lucha: en el social, en el económico, en el político-institucional-electoral, y desde esa hegemonía le facilita seguir creciendo electoralmente, lo que seguramente se expresará en las elecciones en marcha y que culminan el 6 de noviembre 2011.

En sus 50 años de existencia debemos recordar a todos los héroes y mártires que lucharon  haciendo y defendiendo  la revolución, para construir un país y una sociedad justa, digna y solidaria para todos.

*Profesor Universitario.