•  |
  •  |

En los diferentes sistemas electorales el financiamiento para los partidos políticos en las campañas es asumida por el Estado, en algunos casos de forma exclusiva.

Nicaragua no es la excepción, ya que el financiamiento de las campañas electorales recae en el Estado aunque este se hace posterior al proceso electoral en base al porcentaje de votos obtenidos, ello gracias al pacto Alemán-Ortega, y con la finalidad de coartar el pluralismo político, es decir, el objeto es cerrar las posibilidades del surgimiento de una organización política distinta al PLC o FSLN. Pero si el financiamiento es posterior a la elección ¿Quién financia la campaña de Alemán?

Seguramente ustedes están pensando en los cerca de 100 millones de dólares que se perdieron durante la gestión de Alemán (1997-2002), un robo ampliamente documentado en el caso conocido como La Huaca. Es una posibilidad, pero de ser así, por qué no invirtió en la campaña electoral de 2006 para procurar desplazar a Montealegre a un tercer lugar. Es más, Alemán se hubiera evitado la humillación pública que le hiciera un canal de televisión al cobrarle los anuncios pautados que nunca pagaron, a pesar que el PLC recibió reembolso de parte del CSE por los mismos.

Pero hay otros señalamientos más graves acerca de la crisis financiera del PLC, como la supuesta venta de una diputación en Matagalpa en el 2006, o como el que el FSLN financió su cierre de campaña en ese mismo año para pagar a los acarreados con que mostraron su “músculo” político.

Esos señalamientos de crisis económica no acabaron en esas elecciones, más recientemente se denunció la supuesta venta de otra diputación en Carazo al igual que una en Managua, la que le correspondía según el pacto de Arnoldo Alemán y

Alfredo César al Partido Conservador, a propósito del caso de Azalia Avilés.
Más recientemente, Alemán anunció la rifa de un carro entre la juventud, me pregunto si es para financiar su campaña o le sobra el dinero para hacer ese tipo de propaganda inútil. En el primer supuesto creo sería una mampara.

Hace unos meses se filtró a la prensa un supuesto acuerdo entre el PLC y el PC, donde estos últimos se comprometían a buscar financiamiento con el “gran capital”.

Para la buena o la mala fortuna de los conservadores, sus financistas históricos hace años que se fueron con Montealegre. ¿Creen ustedes que sea posible ver al “gran capital” dándole un cheque a Alfredo César para financiar la campaña de Arnoldo? Es más, ¿Será posible ver al mismo Carlos Pellas entregándole un cheque a Alfredo César para apoyarlo en su campaña como diputado? Sería interesante preguntarles a dichos personajes de por qué esto no es posible.

Una de las maneras en que los partidos obtienen financiamiento es por medio de las aportaciones de sus militantes, ya sea dinero, recursos o tiempo. La mística existente en los partidos políticos varía entre unos y otros, lo cierto es que el PLC de hoy, no es el mismo que ayudó a fundar Jaime Cuadra (Q.E.P.D), ya nadie se mueve por nada, porque justamente Alemán con su clientelismo y compra de militantes desapareció la mística de su partido. La pregunta entonces es, si el PLC tiene fuertes señalamientos de problemas financieros y Alfredo César no ha anunciado que obtuvo una fuerte aportación para la campaña de Alemán, ¿cómo han pagado esa costosa campaña que están haciendo?

Esa interrogante se contesta con otra ¿A quién le interesa que Alemán no sea barrido en las próximas elecciones? Sin lugar a dudas, el mayor interesado en que Alemán obtenga un resultado positivo en noviembre es Daniel Ortega, quien además tiene a su disposición las arcas del Estado (no hay institución en el país que se lo impida), además de la generosa cooperación venezolana y hasta la cooperación rusa. Alemán perfectamente pudiera estar rifando un Lada, una marca con la que él está familiarizado, ya que en una camioneta de esas vendía huevos y carbón, hecho del cual presume y aparentemente le trajo mucha suerte. A pesar de su fascinación por el Lada prefirió guardar las apariencias.

Dicen que lo mal habido, mal acaba. A pesar de ello, yo no dudo que el doctor Alemán tenga capacidad de apoyar significativamente su inviable e inexplicable campaña, aunque todos sabemos que del mismo cuero salen las coyundas. Insto a los encargados de la campaña del PLC a que presenten los estados de cuenta de su partido en esta campaña electoral y que indiquen sus fuentes de financiamiento.

Doctor Alemán, demuestre que usted no está siendo financiado por su socio Daniel Ortega.

*Miembro de la Juventud Partido Conservador