•  |
  •  |

En los tiempos actuales se considera a la esclavitud, como un crimen de lesa humanidad, pero llegar a esta conclusión, costó muchos años de lucha por generaciones de hombres y mujeres, que lucharon desde diversas trincheras, contra esta inhumana institución. Aunque desde los tiempos antiguos se consideró como normal colocar en estado de esclavitud a otras personas, por distintas razones. No fue sino hasta los siglos XV y XVI, en que se acrecentó, afectando principalmente a la población negra africana, por medio del llamado “Comercio Triangular”.

Este mecanismo consistió, en trasladar (usando la vía marítima) desde puertos europeos manufacturas y productos industriales hacia las costas africanas, en ellas se realizaba el trueque mercancías por esclavos. Estos eran trasladados a la América Colonial y se producía el trueque de esclavos por todo tipo de materias  primas, que requería  la Europa Preindustrial.

Este comercio irracional, fue acompañado y justificado de una fuerte ideología racista, enarbolada por  las elites dominantes en las colonias y la Europa Occidental, quienes consideraron que los pueblos de lo color oscuro eran animales o seres sin alma y podían esclavizarse.

Fray Bartolomé de las Casas y otros eruditos de la Escuela de Salamanca, lograron demostrar ante la Iglesia Católica de que los aborígenes americanos, tenían alma, razón por la cual se prohibió su esclavitud desde mediados del Siglo XVI, pero para aliviar a los amerindios, recomendaron sustituir su mano de obra con esclavos africanos, más resistentes a los rigores físicos y a las enfermedades (dejando implícita su ausencia de alma).

Esto propició que hasta fines del siglo XIX, 60 millones de hombres mujeres y niños fueran arrancados a viva fuerza de su seno familiar y de su tierra, para ser llevados a laborar en centros mineros, plantaciones agrícolas, casonas señoriales etc. Un tercio de ellos pereció en la travesía, otro tanto sucumbió en los extenuantes trabajos y en los crueles castigos.

Esta es una de las razones por las cuales, en muchos países del Continente y las Antillas, -Mayores y Menores-, los afrodescendientes, además de ser incidir en el fenotipo físico, constituyen la base principal de su cultura e idiosincrasia.

En nuestro país, constituyen una minoría representativa en las regiones atlánticas. Razón por la cual la comunidad académica de Nicaragua, debiera de comprometerse a la celebración de un simposio nacional sobre la afrodescendencia, en octubre. Actividad que no debiera restringirse a una institución o a un evento aislado, sino también lograr la participación de estudiosos, que residen en las regiones atlánticas. Hacemos esta propuesta el día de hoy 23 de agosto, declarado “El Día Internacional de la Abolición de la Trata de  Esclavos”, a su vez, en el 2011 declarado “Año Internacional de los Afrodescendientes”.

*Historiador-BBCN.